Opinión

40 años de democracia, paz y prosperidad

Francisco Becerra|Madrid|16 de Junio de 2017, 10:00

Hace 40 años que se celebraron las primeras elecciones democráticas, unas elecciones que dieron comienzo al mayor periodo de paz y prosperidad en la historia de nuestro país. 

Hace 40 años que se celebraron las primeras elecciones democráticas, unas elecciones que dieron comienzo al mayor periodo de paz y prosperidad en la historia de nuestro país. El tiempo pasa, pero no debemos olvidarnos nunca de dónde venimos. Olvidarlo supondría dejar nuestro destino en manos de los enemigos de la democracia y arriesgarnos a caer de nuevo en las fauces de sistemas alternativos que, como bien han ido demostrando a lo largo de la historia, no traen ningún beneficio a la comunidad.

La democracia no es un sistema político perfecto, es un sistema que contiene fallos estructurales que deben ser estudiados y corregidos para perfeccionar al máximo este modelo de convivencia que permite que personas de cualquier clase social, sexo, raza y religión convivan con los mismos derechos en un mismo territorio. Los detractores de la democracia, los totalitarios y terroristas saben usar muy bien estos fallos para intentar convencer a los demás de la supuesta fragilidad del sistema y poner a los ciudadanos en contra de él. Y aunque en una escala menor, tampoco podemos olvidar a los populistas, que se aprovechan de las normas del sistema para introducirse legalmente en él y dinamitarlo desde dentro, haciendo que naciones libres y prósperas se conviertan en pozos de violencia y terror. 

Para seguir viviendo en un país decente, próspero, libre, justo, igual y plural debemos proteger nuestro sistema democrático con todas nuestras fuerzas e intentar mejorarlo, llevando la democracia a aquellos puntos donde aún no ha llegado. Son varios los partidos políticos que de un tiempo a esta parte están desarrollando varias ideas para extender la democracia a sus órganos y sedes. En el Partido Popular de Madrid hemos apostado por los hechos. Gran parte de los 178 municipios que conforman la Comunidad de Madrid, además de los 21 distritos de la capital, ya han convocado asambleas locales para elegir a su presidente local, algo inédito que gracias a Cristina Cifuentes ha sido posible. Uno de los aspectos que necesita la democracia para su correcto funcionamiento es la legitimación directa, y no la indirecta como ocurre en aquellos casos en los que se mantiene una situación -legitimada- pero no votada en las urnas.  

La democracia puede definirse como un ideal, un ideal que debe ir de la mano de la transparencia y la honestidad. Es un ideal que se ha cobrado vidas en su defensa, no podemos decepcionar y bajar la guardia ahora. Mejorar el sistema democrático, educar sobre él y llevarlo allí donde no ha llegado todavía debe ser nuestro legado. Desde que empecé en política defiendo esta idea, y la seguiré defendiendo.  
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario