Actualidad > Comunidad de Madrid

Canal de Isabel II prevé reducir un 25% el consumo de agua en Madrid antes de 2030

Redacción| Madrid | 14 de Noviembre de 2017, 12:30

Congelará sus tarifas domésticas, industriales y comerciales hasta 2019 y aspira a alcanzar un nivel de autoconsumo del 100% mediante energías renovables en 2030.

El Canal de Isabel II prevé con su nuevo Plan Estratégico reducir el consumo de agua en un 25 por ciento hasta el año 2030 y desplegará una inversión en los próximos cinco años de 1.500 millones de euros, lo que supone un "potente" incremento.

Así lo detalló en rueda de prensa el presidente del Canal de Isabel II, Ángel Garrido, y el director general del ente, Rafael Prieto, para dar cuenta del plan estratégico de la entidad para 2018-2030 que incluye 10 líneas centrales para fijar el futuro de la actividad de la empresa.

Garrido detalló que para el periodo 2018-2022 se prevé un "fuerte incremento" del ritmo inversor, tanto en los trabajos de reposición como las obras con cargo a cuota suplementaria. En concreto, en 2018 se prevé una inversión de 221,4 millones, 272,8 en 2019, 329,1 millones en 2020, 347,7 millones en 2021 y 337 millones en 2022.

Garrido señaló que se pretende adoptar medidas para reducir el consumo un 25 por ciento para el año 2030, ante la previsión de incremento poblacional y ante posible descenso del nivel de precipitaciones en futuros ejercicios.

El director general del Canal detalló que para realizar esta previsión de descenso de consumo se ha arrojado una línea de subida de población de más de 8 millones de habitantes. La media de agua derivada por habitante es de 200 litros y la media de los mejores países en gestión de recursos hídricos es de 150.

Otra línea estratégica es reducir la tasa de temporalidad en la plantilla de la entidad, que es del 33 por ciento y que se quiere bajar a un ratio entre el 10 y el 15 por ciento para una plantilla sobre los 2.500 efectivos.

Está prevista una tasa de reposición de 200 trabajadores y se está viendo la posibilidad con el Ministerio de Hacienda para reconvertir 250 empleados temporales en fijos. El objetivo es "retener el talento" de empleados que se forman en la sociedad.

Canal de Isabel II congelará sus tarifas domésticas, industriales y comerciales hasta 2019 y aspira a alcanzar un nivel de autoconsumo del cien por cien mediante energías renovables en 2030.

Uno de los objetivos de la empresa es incorporar a todos los ayuntamientos madrileños en su capital social, pues hasta ahora son 111 los consistorios que forman parte del accionariado sobre un total de 179 en la región.

También se contempla la creación de un Observatorio del Agua, con la idea de que esté listo antes del año 2022, para que las asociaciones, ayuntamientos y distintos agentes puedan realizar sus consideraciones sobre el modelo de gestión del agua.

Otro de los ejes del programa es el despliegue del Plan Sanea para la modernización de alcantarillado, con una inversión de 500 millones entre 2018 y 2030 para financiar obras en redes de saneamiento municipales.

Se van a potenciar las prácticas de transparencia y buen gobierno, medidas para garantizar la calidad del agua y lograr el compromiso de que ninguna avería o corte estructural dure más de 12 horas.

También se sustituirán las infraestructuras de conducción que dispongan materiales obsoletos y se instalarán contadores inteligentes dentro de su plan Smart Región, según figura en el plan estratégico.

Garrido destacó que hay una clara apuesta por la I+D+i y que el Canal de Isabel II se compromete a tener en marcha 100 proyectos innovadores hasta el año 2022. A su vez, en formación se desplegará un máster específico en gestión de agua y un módulo formativo de FP Dual.
Noticias relacionadas
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario