Actualidad > Entrevistas

Verónica Mey: "Sólo tener la oportunidad de pelear ya es un privilegio"

Jota Vaquerizo| Madrid | 18 de Octubre de 2017, 18:00

Verónica Mey acaba de estrenar, como autora y en la dirección, 'Première' en la madrileña Nave 73.

La trayectoria de Verónica Mey no es un ejemplo al uso. Comenzó, curiosamente, como cantante. Cuando ya era profesional se formó como intérprete y ha estado doce años dedicada al musical y a la interpretación en diversos medios de teatro y televisión. Hace tres años produjo su primer espectáculo, 'Billie Holiday. La Cantante de Jazz', y supo desde entonces que quería asumir otros roles fuera de lo interpretativo.

Para contar una historia diferente con otra voz escribió 'Première', la obra producida por Good Plays que se puede ver cada viernes hasta el 27 de octubre en la madrileña Nave 73, en la que reflexiona sobre las ambiciones humanas, los vacíos existenciales y el precio a pagar por conseguir los sueños.  Verónica Mey aborda en 'Première' su primer trabajo como dramaturga y directora de escena, el retrato de una generación en busca de eternas respuestas a preguntas no formuladas; la de aquellos que hipotecan su integridad personal por lograr algún sueño, ya sea en el mundo del espectáculo o en cualquier otro aspecto de la vida; la de quienes buscan desesperadamente llenar un vacío interior que parece no tener fin.

.- No podemos dejar de celebrar cada vez que nos encontramos con mujeres que dirigen.

Yo también lo celebro, han sido siglos de hegemonía masculina en ese ámbito. Aunque creo que en los últimos años esta habiendo una tendencia al alza y cada vez es más frecuente encontrar mujeres a cargo de la dirección o la autoría. Mujeres con ideas y formación. Tenemos realmente, mucho que decir. Es un camino nuevo y apasionante.

.- ¿Por qué tenemos la necesidad de contar historias?

Narramos porque de alguna forma creemos que nuestras experiencias o nuestro imaginario son únicos. Quizás venga de un deseo inconsciente de inmortalidad o de la creencia de que pervivimos en nuestra obra. De alguna forma, queremos compartir algo con el mundo y no hay nada mejor que una historia, es un rito ancestral, desde que existe la vida. Contar historias en torno a una hoguera. 

.- Acabas de estrenar, como autora y en la dirección, Premiere en Nave 73. ¿Cómo ha sido el proceso de llevar el texto a escena?

Ha sido agotador y al mismo tiempo apasionante. El proceso de escritura exige muchas horas de soledad con uno mismo y trabajar con los actores supone hacerlo realidad. Es parecido a la composición musical. El compositor suele trabajar en casa solo y escribe las partes de los otros instrumentos. Normalmente escucha la sinfonía completa cuando llega al teatro, no puede meter a la sinfónica en casa para crear... Así que transmitir tu visión a tus intérpretes puede ser complicado. Tienen que entrar en tu mundo personal. Pero en este caso estoy muy contenta con el resultado. Han trabajado muy duro y han dado lo mejor de sí mismos.

.- ¿Ha habido alguna inspiración personal a la hora de concebir este retrato generacional?

Creo que todas las obras de creación son biográficas de algún modo. Luego, indudablemente, al ser ficción, se ponen en marcha la técnica y los mecanismos necesarios para que adquieran su naturaleza de obra teatral. Pero para mí, es extensible a cualquier manifestación artística. Pensemos en los burdeles de Toulouse Lautrec o en la Gran Vía de Antonio López... Pensemos en Frida Kahlo con su corazón en la mano...

.- La obra habla sobre las ambiciones humanas y los vacíos existenciales. ¿Cuál es el precio a pagar por conseguir los sueños?

Los sueños, las grandes aspiraciones son propias de la juventud. Cuando nos creemos invencibles, en la plenitud de nuestras fuerzas... Pero los años pasan y los sueños no se cumplen... ¿Qué hacer entonces? ¿Debemos seguir persiguiéndolos? ¿O madurar como nos exige la sociedad? Cada uno decide a qué está dispuesto a renunciar...

.- La profesión teatral también exige renuncias.

Soy en general, una persona positiva y me gusta mirar la vida desde esa orilla. Hay problemas en todos los ámbitos y podría hacer una lista de las cosas a mejorar en el sector y bla, bla, bla... Pero yo soy la nieta de una familia sencilla del campo andaluz, he sido la primera mujer de mi familia con una licenciatura universitaria y a día de hoy tengo la fortuna de dedicarme a lo que amo. Sólo tener la oportunidad de pelear, ya es un privilegio.
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario