Opinión

Bonos de sostenibilidad en Madrid

Alejandro Sánchez|Madrid|26 de Abril de 2017, 08:00

Con ello seguimos los pasos de otras regiones destacadas en Europa por su nivel de desarrollo socioeconómico, como la francesa Île-de-France o el Land alemán de Westfalia.

Si el reciente mes de marzo nos trajo a los madrileños la acertada Ley de derechos y garantías de las personas en el proceso de morir, gracias a la cual podemos dejar indicados los cuidados médicos y las atenciones que queremos recibir cuando llegue nuestro momento final, este abril ha hecho de la Comunidad de Madrid la primera Administración española que emite bonos de sostenibilidad.

Con ello seguimos los pasos de otras regiones destacadas en Europa por su nivel de desarrollo socioeconómico, como la francesa Île-de-France o el Land alemán de Westfalia. Y se certifica la solvencia y fiabilidad que distingue nuestra Administración pública como la única de España cualificada para emitir este tipo de bonos, cuya recaudación tiene como fin llevar a término proyectos beneficiosos desde un punto de vista social o medioambiental. Son bonos que se emiten en países con Ejecutivos de todo color político y que se usan también en el mundo empresarial para desarrollar proyectos de interés social apreciados por los inversores.

La Comunidad de Madrid cuenta con un Gobierno que, como dejó bien claro la Presidenta Cristina Cifuentes ya en su campaña electoral, orienta sus políticas al bienestar de las personas. El fomento de ese bienestar se concreta en servicios importantes como la sanidad, la atención social, el fomento del empleo, la vivienda asequible, la educación, la integración social y laboral o el cuidado de nuestro medio natural. Y los 700 millones de euros conseguidos con estos bonos de sostenibilidad van a destinarse íntegramente a financiar proyectos concretos en esos ámbitos.

El hecho de que la demanda de los bonos duplicara la oferta menos de tres horas después de la emisión y la cualificación de la Comunidad de Madrid a la que antes me refería, dan cuenta de la confianza de los inversores en la Administración regional madrileña para llevar a buen fin los proyectos indicados y para cumplir las obligaciones financieras a las que deberá hacer frente al cabo de los cinco años fijados como duración de los bonos. O, lo que es lo mismo, indican que el Ejecutivo liderado por Cristina Cifuentes goza de credibilidad en la vocación con la que gestiona los intereses de los madrileños: procurarles bienestar, prestando particular atención a quienes más la necesitan, y fortalecer su situación micro y macroeconómica para que los avances en creación de empleo y generación de riqueza hagan durable y creciente ese bienestar.

Si la agencia independiente que evaluó los proyectos asociados a estos bonos ha avalado la emisión, esto ha sido gracias a la capacidad que dicha agencia ha percibido en la Comunidad de Madrid para gestionar proyectos sociales y a otros indicadores de buen Gobierno apreciados por la opinión pública socialmente responsable. Entre éstos pueden haber destacado, por ejemplo, las buenas calificaciones que obtiene la Comunidad de Madrid en Educación, de acuerdo con los informes PISA de la OCDE. O en Transparencia, como lo señala la puntuación de 98’1 sobre 100 con la que nos ha diagnosticado Transparencia Internacional, que nos sitúa más de 4 puntos por encima del promedio español en la materia. O en Progreso Social, en el que el informe de la Unión Europea nos ha colocado no ya a la cabeza de las Comunidades Autónomas españolas, sino a la altura de las regiones europeas que destacan en ese terreno.




O puede haber determinado esa evaluación favorable, también, el hecho de que seamos la Comunidad Autónoma que mayor presupuesto relativo dedica a Sanidad (superior al 41% del total). O el Código Ético que todos los altos cargos de la Administración madrileña han suscrito, a instancia de la Presidenta Cifuentes. O muchas otras cosas en las que la Comunidad de Madrid arroja un balance positivo desde los puntos de vista social, económico o político.

Creo que esta emisión de bonos sostenibles y su éxito son una buena noticia. Por lo que significa ese éxito, que indica que en la Comunidad de Madrid tenemos un Gobierno y una Administración dignos de confianza. Y por aquello a lo que conduce, que es la financiación de proyectos beneficiosos especialmente para los madrileños que están en situación de vulnerabilidad, como ha reconocido explícitamente la agencia evaluadora, que también ha destacado el claro mandato social y medioambiental de la Comunidad de Madrid, el destino de los bonos a fines positivos y tangibles y su valor para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

La Comunidad de Madrid está, en muchas cosas, a la cabeza de España y de Europa. Y tiene un Gobierno entregado a seguir promoviendo su progreso, con el inestimable concurso de la sociedad madrileña, que es y debe ser la protagonista y la beneficiaria de ese progreso. La reciente emisión de bonos de sostenibilidad es un paso más en ese compromiso.


Alejandro Sánchez Fernández es diputado del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario