Opinión

Carta (Básica) a los telemadridistas

Alejandro Sánchez |Madrid |21 de Noviembre de 2017, 08:00

Se puede ser telemadridista “entre otras cosas” porque con la televisión no pasa como con el fútbol, donde suele uno ser solo de un equipo y de ninguno más.

Telemadrid es la televisión de los madrileños. A muchos les gusta verla porque se hicieron fieles seguidores de programas históricos como “Madrid Directo”, “Sucedió en Madrid”, “Con T de tarde”, “Madrileños por el mundo” y tantos otros, o porque aprecian su personalidad y se consideran, entre otras cosas, telemadridistas.

Se puede ser telemadridista “entre otras cosas” porque con la televisión no pasa como con el fútbol, donde suele uno ser solo de un equipo y de ninguno más. En televisión se puede ser seguidor de muchos canales. De hecho, así ocurre en estos tiempos en que la competencia por el espectro es intensa para los distribuidores, y muy extensa la oferta.

Radio Televisión Madrid ha atravesado, por razones diversas, tiempos difíciles, como les pasa a muchas organizaciones y como nos pasa a cualquier persona. Pero los tiempos difíciles pueden ser, lejos de una rémora, una ocasión para renacer o mejorar. Y en ésas está Telemadrid: hace un tiempo, el paso atrás y, desde ahí, el gran salto.

Las cuotas de pantalla de hoy no son, ni podrán ser, como las de hace tres lustros, antes de que aparecieran los canales privados. O como cuando nació Telemadrid, allá por los años ochenta del siglo pasado (porque Telemadrid es el tercer canal que pudo verse en nuestra Región, tras La 1 y La 2). Pero nuestra televisión, la televisión de los madrileños, sí va a recuperar el afecto que muchos le profesaban, porque hoy contamos con una nueva Telemadrid, y con nuevas Onda Madrid, La Otra y Telemadrid a la carta, que están haciéndose con ilusión y que cuentan con buenos profesionales.

Una de las muchas cosas que Cristina Cifuentes quiso para la Comunidad de Madrid cuando asumió su responsabilidad como Presidenta fue una buena Telemadrid. Una Telemadrid cercana y construida sobre cuatro principios irrenunciables: independencia; objetividad en la información; consideración hacia todos los públicos; y algo inexcusable en los tiempos que corren: sostenibilidad financiera.

El 15 de septiembre de 2015, cuando no habían pasado ni tres meses desde la toma de posesión de Cristina Cifuentes, el Gobierno de la Comunidad remitió al Parlamento Regional un Proyecto legislativo para Telemadrid que fue votado el día antes de Nochebuena y entró en vigor el 30 de diciembre de 2015.

Gracias a ello, en la Comunidad de Madrid tenemos, hoy, una Radio Televisión pública que día a día va cobrando identidad renovada y prometedora. Y que ha sido galardonada con el Premio Iris de la Academia de Televisión por la cobertura informativa de la Fiesta Mundial del Orgullo LGTB 2017.

Radio Televisión Madrid tiene un Consejo de Administración votado por los legítimos representantes de los madrileños en la Cámara Regional. Tiene un Director General elegido, por primera vez, en un proceso abierto y libre de interferencia política o sectorial. Tiene un nuevo equipo directivo seleccionado conforme a los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad previstos en el artículo 34 de la nueva Ley.

Tiene una nueva parrilla en proceso de evolución a la que los trabajadores de la Casa le están brindando toda su profesionalidad para que las emisiones de Radio Televisión Madrid atraigan para sí el interés y el afecto de la sociedad madrileña.

Y tiene, desde este mes de noviembre, una Carta Básica que recibió el pasado día 2 sanción positiva en la Asamblea de Madrid. Una Carta Básica plenamente conforme con la nueva Ley y que contiene lo necesario para que la Radio Televisión de los madrileños ofrezca un buen servicio público de contenidos audiovisuales y ciberespaciales.

Sobre la base de esta Carta Básica, Radio Televisión Madrid va a poder actuar con independencia frente a toda instancia política o económica. Va a someterse a los debidos controles externo e interno que sobre ella van a ejercer, respectivamente, los Diputados, de un lado, y de otro su Consejo de Administración con el concurso de los trabajadores de la Casa a través de sus representantes.

Sus emisiones habrán de observar los fundamentos de progreso social, de avance tecnológico y de respeto a los derechos que una sociedad moderna como la madrileña exige a sus instituciones. Podrá diseñar su oferta de suerte que los diversos públicos de la Región encuentren en ella contenidos acordes con sus gustos y con sus legítimas aspiraciones de participación. Y su modelo de gestión le permitirá competir en la arena audiovisual del siglo XXI con fortalezas como la sostenibilidad y la buena calidad.

Con esta Carta Básica se cierra el ciclo normativo y electivo al que dio paso el Gobierno de Cristina Cifuentes con el Proyecto de Ley que después se convertiría en la vigente norma fundamental de Radiotelevisión Madrid. Y llega, plenamente, la hora de la calidad y de los profesionales de la Casa, que merecen nuestro reconocimiento y confianza para hacer una Radiotelevisión que torne pequeños los tiempos –ciertamente difíciles– de los que viene; y grandes, los que tiene por delante. Mucha suerte a todos y mucha suerte, Telemadrid.

Alejandro Sánchez Fernández es diputado del PP en la Asamblea de Madrid

  • Comentarios
  • Marisa de la Cruz|21 de Noviembre de 2017, 11:42

    Alejandro, tu artículo es precioso. Es una tele ideal, según lo narras, pero falta un " pequeño detalle": Mi purga sin precedentes. Sería una cuestión de justicia que no se obviara. Gracias y suerte a la nueva Telemadrid.

  • Escribe tu comentario