Opinión

Por qué aumentan las alergias

César Rivas-Plata|Madrid|28 de Febrero de 2017, 09:00

Las enfermedades alérgicas se han convertido en los últimos años en un tema muy debatido entre la población.

Las enfermedades alérgicas se han convertido en los últimos años en un tema muy debatido entre la población que sigue acaparando, además, la atención de los medios de comunicación. El motivo: en las últimas tres - cuatro décadas se ha producido un aumento notable de su incidencia, ya sean de origen ambiental (pólenes, ácaros, animales, etc.) o alimentario, entre otras, provocando el aumento de enfermedades tipo asma,  rinitis,  rinoconjuntivitis, anafilaxia, urticaria y eccemas principalmente.  

Pese a que no hay estudios que cuantifiquen con exactitud este incremento, se sabe que los casos se han duplicado o triplicado. De hecho, en España entre el 20-25% de la población padece alguna enfermedad  alérgica, llegando a entre un 4 - 5%  los que sufren una alergia alimentaria. Además, muchas personas padecen varios procesos alérgicos a la vez, siendo cada vez más frecuente la asociación entre alergia al polen y a alimentos vegetales. Y afectan tanto a niños como adultos. De hecho, cualquier persona a lo largo de su vida puede desarrollar una alergia. Sin embargo, este aumento no es homogéneo en todo el mundo y se ha podido constatar que se ha producido principalmente en los países desarrollados. 

Para explicar este hecho disponemos de varias teorías razonables que puedan orientarnos hacia la causa de que haya más alérgicos que antes. Sabemos que la alergia es el resultado de la combinación de factores genéticos y ambientales y se especula con que dada la rapidez con la que se ha producido este incremento y que especialmente afecte a las sociedades occidentales, las razones puede ser:

- Contaminación: Cada vez está más demostrado que los niños de zonas urbanas padecen más alergias que los que viven en zonas rurales. Se apunta como posible causa la polución ambiental y al papel del  diésel. Al parecer, las partículas procedentes de vehículos que usan este tipo de combustible son capaces de alterar  determinados alérgenos y facilitar su introducción a las vías respiratorias. 

- Exceso de higiene. La reducción de infecciones, especialmente durante la infancia gracias a las vacunas, la reducción de parásitos o el alto nivel de higiene, podría provocar que el sistema inmune dedique más ‘esfuerzo’, invierta su trabajo, para defender al organismo de otras sustancias que no son patógenas, como los alimentos o el polen, desarrollándose así las alergias.

- La introducción tardía de los alimentos. Algunos estudios están relacionando la necesidad de combatir las alergias alimentarias con la introducción más precoz de determinados alimentos. Al parecer, adelantar el consumo de determinados productos (huevo o leche) puede evitar que se produzcan alergias posteriormente.

- Un mayor diagnóstico. Desde hace tiempo, como sucede en la mayoría de las patologías, el conocimiento tanto de la población sobre ciertas enfermedades y sus síntomas así como el de la comunidad científica, revierte en un aumento de los diagnósticos, otra de las causas por las que podemos hablar de incremento en la incidencia de casos de alergias.  

Afortunadamente, la mayoría de las reacciones alérgicas no son graves, existiendo un tratamiento excelente para la mayoría de ellas, que principalmente, combina la  evitación de la sustancia alergénica (alérgeno), la medicación y la inmunoterapia (vacunas antialérgicas).

Hasta ahora, la inmunoterapia se ha dirigido principalmente a la alergia de origen ambiental, habiendo múltiples estudios que demuestran su eficacia.  Las vacunas para la alergia o inmunoterapia específica constituyen una forma de tratamiento para enfermedades alérgicas, que tiene como objetivo bloquear la hipersensibilidad a las sustancias que las provocan. Esta vacunación puede producir alivio o curación de los síntomas, de forma perdurable, después de terminar el tratamiento.

Este mismo concepto, está aplicándose hoy día para la alergia alimentaria con razonables resultados.

Dr. César Rivas-Plata, alergólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario