Opinión

¿Código ético en Podemos?

Nadia Álvarez|Madrid |28 de Noviembre de 2017, 11:00

Este lunes la Audiencia Provincial de Madrid confirmaba la imputación de los dos concejales de Ahora Madrid-Podemos por malversación de fondos públicos y prevaricación. 

Este lunes la Audiencia Provincial de Madrid confirmaba la imputación de los dos concejales de Ahora Madrid-Podemos por malversación de fondos públicos y prevaricación. El grupo Popular interpuso una querella hace tiempo contra los concejales Celia Mayer y Carlos Sánchez Mato, que se admitió a trámite el 7 de junio y los querellados fueron llamados a declarar en septiembre. Pese a ello, la alcaldesa Manuela Carmena ha defendido a capa y espada la inocencia de estos dos concejales de su equipo de gobierno inventándose una figura jurídica que no existe, que es la de querellados, y por tanto para ella no existía imputación.

Ahora se confirma la imputación y existe un código ético que todos los cargos públicos de Podemos se supone que han suscrito. Me he molestado en leer los puntos de este código y lo deja muy clarito.

Código ético de Podemos:

XI. Construir PODEMOS como plataforma para garantizar que la política deja de ser un espacio al servicio de intereses privados, para lo cual todos los cargos electos y cargos internos de PODEMOS aceptarán:

g) El compromiso de renuncia al cargo público, interno del partido o a cualquier candidatura a los mismos en caso de ser imputado, procesado o condenado por las faltas y delitos que se determinarán en el Reglamento al efecto que habrá de publicar la Comisión de Derechos y Garantías, y que en cualquier caso incluirán siempre los delitos de corrupción, económicos, acoso sexual, violencia de género, pederastia y maltrato infantil, contra los derechos de los trabajadores, ecológicos y urbanísticos.

¿Para que sirve este código ético en Podemos si sus cargos públicos imputados se aferran al sillón y además les respaldan desde su propio partido? ¿Quienes son ellos para pedir explicaciones a los demás partidos políticos, cuando gestionan a golpe de amigotes o sin dar cuenta de nada a nadie, y no cumplen ni su propio código ético?

Dicen que han venido a poner las instituciones al servicio de la gente, pero lo que están demostraron día tras día es todo lo contrario, han venido a servirse de las instituciones de forma sectaria.

Los distritos de Madrid, son un desgobierno absoluto, donde por más que traten de vendernos que todo se basa en la participación ciudadana, la realidad es otra muy diferente. Cada concejal impone su propia ley, unos ceden espacios públicos a los independentistas, otros cambian la bandera de España por una republicana en el salón de plenos, otros se dedican a decir en sus plenos que aprueban todo lo que se les proponga pero que no tiene capacidad de gestión, con lo cual no llevan a cabo nada de lo aprobado.

Y mientras tanto, nuestra ciudad empeora en todos los sentidos, eso sí, todo muy adornado con los círculos participativos donde la representación de vecinos es tan mínima que a veces, te encuentras diez vecinos representando a un barrio más de ciento cincuenta mil habitantes. Por no olvidar sus famosas encuestas, en las que no coinciden los votos o las preguntas que se realizan son sólo las que les interesan.

Mientras tanto, sus compañeros en la Asamblea de Madrid se dedican a insultar constantemente a nuestra presidenta de la Comunidad, a su Gobierno y a nuestro grupo parlamentario, sólo quieren hablar del pasado, no les interesa ni el presente ni el futuro de los madrileños. A ellos sólo les interesa hablar de corrupción, aunque no exista se la inventan. No tienen propuestas, es su única forma de mantenerse en las instituciones. Pero qué ocurre cuando la corrupción está en su partido, en Podemos, en el Ayuntamiento de Madrid.

¡Ay, Carmena! Dicen que en la variedad está el gusto, pero es tal la mezcla de concejales que tienes en tu equipo de Gobierno que todavía no entiendo cómo podéis estar gobernando la capital de España. Más a más, cuando dentro de esta mezcla, varios de los Concejales votaron  en contra de la Constitución hace unos días. Qué clase de servidor público no acata la Constitución, pues eso, los golpistas. Por eso continuarán con sus concejales imputados sentados en el Ayuntamiento, y aquí no pasa nada.

Nadia Álvarez es diputada del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario