Opinión

Sobre la ejecución del presupuesto

Reyes Maroto|Madrid|19 de Diciembre de 2016, 12:11

"La ejecución del presupuesto confirma la falta de transparencia y mala gestión del Gobierno de Cifuentes"

Desde el inicio de la actual legislatura, el Gobierno de Cristina Cifuentes ha gestionado durante dos ejercicios presupuestarios, la mitad del ejercicio de 2015, cuyo presupuesto fue elaborado por el anterior Gobierno, y el ejercicio 2016 con presupuesto propio. En su discurso de investidura la presidenta se comprometió a gobernar con transparencia pero el principal instrumento del Gobierno – su presupuesto – es todo menos transparente. Es preocupante la opacidad que existe en la información que se ofrece de determinados gastos que, por su relevancia, deberían estar desagregados. Un ejemplo es el gasto en recetas médicas que superó los 1.088 millones de euros en 2016, y para el que no hay desglose, por ejemplo, por grupos terapéuticos.

Una primera reflexión al analizar la ejecución de los presupuestos es que la gestión presupuestaria es opaca y difícilmente entendible. El Gobierno hace una enorme cantidad de modificaciones a lo largo del ejercicio presupuestario, muchas de ellas poniendo a cero la partida que fue aprobada. Y lo hace sin dar cuenta a nadie de nada y el resultado es que los presupuestos liquidados tienen muy poco que ver con los presupuestos que fueron aprobados en su momento por la Asamblea, y esto es grave.

Para ilustrar algunas de las múltiples modificaciones presupuestarias, me voy a referir a las inversiones reales recogidas en el Capítulo 6 del Presupuesto. Durante el último ejercicio cerrado, correspondiente a 2015, el crédito inicial destinado a inversiones reales se ha reducido en más de 114 millones de euros. Es preocupante que la disminución de crédito se haya producido en inversiones que son muy necesarias para nuestra región, como son las infraestructuras de transporte, educativas y sanitarias. Así se han quitado 32 millones de inversiones en construcción y conservación de carreteras y 16 millones a infraestructura de transporte. Las inversiones en Educación se han reducido en más de 33 millones de euros, de los cuales 19 corresponden al programa de gestión de infraestructuras educativas. No entendemos cómo se quita dinero a este programa con las necesidades que tiene esta Comunidad tanto en nuevas infraestructuras educativas como en el mantenimiento de las que existen. En inversiones sanitarias se han quitado 15 millones respecto al crédito inicial, 10 millones en atención especializada y 4,7 millones en atención primaria de salud. Se trata de nuevo de inversiones muy necesarias que evitarían episodios como el reciente derrumbe del techo del Hospital 12 de Octubre. En el capítulo de inversiones reales no solo se recorta, además, el Gobierno ha dejado sin ejecutar el 16% del crédito actual. Hablamos de más de 70 millones de euros. Estas modificaciones responden a una mala planificación pero también a una gestión ineficiente del estado real de las infraestructuras. Evidentemente, estamos ante una mala gestión por parte de Gobierno de Cifuentes de los recursos públicos.

Como mala gestión es no presupuestar adecuadamente determinadas partidas de gasto que, año tras año, necesitan de modificaciones presupuestarias para atender las demandas de los madrileños y madrileñas. Y un ejemplo de infrapresupuestación lo encontramos en Sanidad, que ha necesitado una modificación presupuestaria de más de 500 millones en 2015, en 2014 fue también de 500 millones y de 549 millones en 2013. Una corrección de tal calibre no responde, como quieren hacernos creer desde el Gobierno, a gastos imprevistos como la ola de calor o la atención a los enfermos de hepatitis C. Lo que esto demuestra es que los presupuestos que se aprueban son irreales y evidencia una mala “praxis” del actual Gobierno del Partido Popular y sus predecesores.

A la vista de lo dicho se podría decir que el Gobierno de Cristina Cifuentes no se caracteriza por realizar una gestión de los recursos públicos eficaz y transparente, como se comprometió en su discurso de investidura. Tampoco que el presupuesto atienda a las necesidades de los madrileños y madrileñas, como ha quedado reflejado con los recortes que han hecho en programas que son prioritarios para ofrecer unos servicios públicos de calidad en materias tan importantes como la educación, la sanidad o el transporte.

Que los Gobiernos del Partido Popular se caracterizan por la buena gestión es un mito que se corresponde con la realidad de los hechos.


Reyes Maroto es la Portavoz de Presupuestos del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario