Opinión

La implantología dental del siglo XXI

Ignacio Ismael García|Madrid|13 de Junio de 2017, 07:00

Hoy en día la rehabilitación dental mediante implantes de titanio es un hecho cotidiano y rutinario en nuestras consultas de cirugía oral y maxilofacial y odontologia. 

El intento del hombre por restaurar los dientes perdidos y así conseguir la recuperación de la función masticatoria, correcta articulación del lenguaje y una estética social necesaria data de muy antiguo.  Hace casi más de 10.000 años en el neolítico y según restos encontrados en el yacimiento arqueológico de Faid Souard, Argelia, el hombre intentó reemplazar un segundo premolar del maxilar superior perdido por una falange de un dedo introducido en el alveolo dentario. 

Desde este primer antecedente conocido de implante dental y a lo largo de la historia de la humanidad, se han ido experimentando diferentes materiales y técnicas para la reposición de los dientes perdidos con éxito desigual. Se acepta como inicio de la implantología dental moderna la publicación de los  trabajos del Dr. Per-Ingvar Branemark en 1965 acerca del concepto clínico de la osteointegración y la aplicación en humanos de implantes de titanio en hueso mandibular. 

Hoy en día la rehabilitación dental mediante implantes de titanio es un hecho cotidiano y rutinario en nuestras consultas de cirugía oral y maxilofacial y odontologia. El titanio es un material biocompatible con una gran resistencia a la fatiga mecánica y excelentes propiedades para establecer una conexión estructural y funcional directa con el hueso vivo. En manos de cirujanos experimentados, completando protocolos de planificación detallados y personalizados, utilizando materiales de alta calidad y manteniendo las necesarias condiciones de asepsia y control de los diferentes factores de riesgo, el éxito de los implantes dentales debe de ser una realidad en la gran mayoría de nuestros pacientes.

Según las estadísticas proporcionadas por la Asociación Americana de Cirujanos Maxilofaciales, el 69% de los adultos comprendidos entre los 35 y 44 años  de edad han perdido algún diente definitivo debido a un accidente, enfermedad periodontal o tratamientos dentales fallidos. Por encima de los 70 años de edad, grupo poblacional cada día más grande, entre un 25-30% de los pacientes han perdido todos sus dientes. Estos datos nos muestran que la colocación de implantes dentales no sólo es un tratamiento habitual en la actualidad sino que también su expansión en un futuro cercano va a ser exponencial.

El análisis de elementos finitos y la fabricación de implantes y componentes protéticos mediante técnicas de CAD/CAM, junto el desarrollo de superficies bioactivas mediante el uso de nanotecnología, nos aproxima cada vez más a los implantes dentales personalizados, de alto rango de éxito y mayor longevidad con baja tasa de complicaciones. La cirugía asistida por computadora permite la utilización de guías quirúrgicas tridimensionales personalizadas y sistemas de navegación intraoperatoria, especialmente útiles en casos complejos con graves alteraciones anatómicas y defectos en calidad y cantidad de hueso. Gracias a estas modernas técnicas de planificación y el tratamiento multidisciplinar de nuestros pacientes se pueden conseguir rehabilitaciones dentales completas en el mismo día, incluso en pacientes de alta complejidad.

Los implantes cigomáticos son el mejor ejemplo de este tipo de técnicas de alta especialización, permitiendo en pacientes con mínimo hueso residual en los maxilares la rehabilitación efectiva y rápida de la función masticatoria. No debemos olvidar la utilización de injertos óseos y biomateriales para restaurar la  anatomía de los maxilares y posteriormente colocar nuestros implantes dentales. 

La obtención de injertos óseos es hoy en día una técnica de alta seguridad en manos experimentadas y, su combinación con tecnologías de regeneración tisular avanzada, como la aplicación de proteínas estimuladoras para la formación de hueso o el plasma autólogo rico en factores de crecimiento, aumentan en gran medida el rango de éxito de nuestros tratamientos.

Gracias a la colaboración entre el cirujano, odontólogo prostodoncista y técnico de laboratorio, trabajando en un entorno de alta especialización, la rehabilitación dental  de casos de alta complejidad debe de ser un hecho en el Siglo XXI.
 

El Doctor Ignacio Ismael García Recuero es médico especialista en cirugía Oral, Maxilofacial y Craneofacial del Hospital Nuestra Señora del Rosario 

  • Comentarios
  • desdentado|13 de Junio de 2017, 12:24

    y pos cuantos miles de euros te sale la broma?

  • Escribe tu comentario