Opinión

¿Libertad de elección de centro educativo?

Araceli Gómez|Madrid|23 de Junio de 2017, 12:30

El proceso de escolarización es poco claro y no se explica a las familias en qué consiste y para qué sirve la selección de opciones que hacen cuando solicitan centro.

Pensar en que están en nuestras manos los líderes del presente y del futuro, y que serán ellos quienes consigan los próximos avances sociales y científicos, nos hace mantener un responsable compromiso con las nuevas generaciones y un especial entusiasmo en lo que concierne a su formación. Considerar la educación una inversión es nuestra filosofía y hacer que sea el trampolín perfecto para conseguir la igualdad de oportunidades, nuestro objetivo. Una finalidad que en nuestro partido tenemos clara porque hemos entendido el mensaje y velamos, cada uno desde nuestra responsabilidad, por hacerlo realidad.

En la Administración Local nuestras competencias son reducidas y están más dedicadas al “hardware” que al “software” en materia de Educación; aun así, podemos colaborar y enriquecer con nuestra experiencia las políticas de la región. Es el caso de los procesos de escolarización en los distintos municipios, donde tratamos de hacer efectivo el principio de libre elección de centro, pero donde nos encontramos con que las decisiones de la Consejería de Educación, son arbitrarias y están basadas en criterios más políticos que técnicos, priorizando así la apertura de líneas en unos colegios sobre otros, tal y como señalaba esta semana la portavoz de Educación de Cs en la Asamblea de Madrid, María Teresa de la Iglesia, durante la Comisión de Educación celebrada en el parlamento regional, criticando que habitualmente el número de plazas dependa de decisiones de carácter político.

El proceso de escolarización es poco claro y no se explica a las familias en qué consiste y para qué sirve la selección de opciones que hacen cuando solicitan centro, cómo se establece el reparto y qué puede ocurrir con su solicitud. Hay que tener en cuenta que las decisiones que las familias toman para hacer su elección tienen que ver con múltiples cuestiones, como el proyecto educativo, la cercanía, que haya más hermanos escolarizados en el mismo colegio o los docentes; parámetros importantes que la administración no puede obviar.

Además, a este arbitrario caos se le suman los planteamientos que provocan los enfrentamientos entre los distintos modelos de prestación del servicio educativo. Desde Ciudadanos no creemos que se deba optar por apoyar desde la administración ninguna de las opciones en detrimento de las otras, si no que nuestra obligación es hacer que la libre elección de los padres sea el criterio básico para organizar las ampliaciones.

No es menos importante el componente demográfico, que se debería tener en cuenta y planificarse con tiempo, ya que mientras que en los nuevos desarrollos urbanísticos suelen vivir familias más jóvenes con hijos en edad escolar que necesitan cercanía a unos centros escolares que no existen, donde se ubican los colegios más antiguos la población ya ha crecido y no se hacen necesarias estas instalaciones. Trasladar estos colegios a otras zonas, sería una inteligente solución, sobre todo para evitar que estos centros tengan que cerrar líneas por falta de demanda, mientras otros se saturan.

Finalmente, abogamos por hacer los colegios más atractivos con ofertas específicas y proyectos educativos innovadores. Trabajar para que la diversidad en la oferta mejore y la libre elección sea además de una realidad, una oportunidad para que las familias elijan entre opciones distintas, premiando la proactividad de algunos centros.

Para todo esto, eso sí, hace falta ponerse en marcha y planificar, comenzando por procesos y criterios más transparentes y objetivos.        

Araceli Gómez es portavoz de Ciudadanos C's en e Ayuntamiento de Tres Cantos.  

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario