Opinión

Maltratar un animal te hace inhumano

Ana R. Durán|Madrid |14 de Diciembre de 2017, 09:00

Es tristemente habitual que dueños irresponsables y sin remordimientos dejen mascotas a su suerte en el medio natural.

Con demasiada frecuencia los medios de comunicación nos muestran casos de maltrato a animales de compañía que nos encogen el corazón por su grado de crueldad y por el sufrimiento que provocan en seres indefensos. Acto seguido a nuestra indignación, alertamos de la urgencia de perseguir y castigar estas acciones.

Otro tipo de maltrato, igual de espeluznante e inhumano, es el abandono. Es tristemente habitual que dueños irresponsables y sin remordimientos dejen mascotas a su suerte en el medio natural, causando con ello, además, importantes desequilibrios en los diferentes ecosistemas. ¿Somos capaces de ponernos en la piel de ese perro o gato al que echan de casa de una patada después de habernos dado cariño y lealtad absolutas sin pedir nada a cambio?

El reino animal ha sido protagonista esta semana en el Congreso de los Diputados. Todos los grupos parlamentarios han votado a favor de que las mascotas dejen de ser “cosas” para pasar a ser seres vivos o, más concretamente "sintientes"; es decir, sujetos de derecho como lo sería un ser humano. Esto quiere decir que dejarán de ser "bienes muebles" que se pueden embargar o ser objeto de partición en una herencia.

Este es un pequeño paso que demuestra que nuestra sociedad ha madurado y que existe un proceso de cambio en favor de nuestros fieles compañeros, pero todavía no es suficiente.

Por eso desde Ciudadanos proponemos la elaboración de una 'Estrategia Regional contra el maltrato y el abandono de animales de compañía’, un plan que incluya medidas para conseguir la máxima coordinación entre los agentes implicados (policías, veterinarios, protectoras) y detectar de manera inmediata estas situaciones para que no escapen a la acción de la Justicia.

Para que, desde pequeños, nuestros niños y niñas sean capaces de ver más allá de un capricho pasajero que en ocasiones resulta hacerse con una mascota. Para que sean conscientes del gran compromiso a largo plazo que supone incorporar a nuestra familia a este nuevo integrante y que seamos conscientes de todo ello, en especial en estas fechas de compras muchas veces incontroladas.

No son un objeto más para regalar en Navidad. Son seres vivos, los mejores amigos, confidentes y leales compañeros que podamos tener.

Ana R. Durán, diputada y portavoz de Medio Ambiente de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario