Opinión

Siempre con los más vulnerables

Eugenia Carballedo|Madrid |05 de Diciembre de 2017, 08:00

Cuando un gobierno tiene como prioridad de su agenda política a quienes son más vulnerables acaba sucediendo que te conviertes en un referente nacional.

Cuando un gobierno tiene como prioridad de su agenda política a quienes son más vulnerables acaba sucediendo que te conviertes en un referente nacional, o incluso internacional, en los servicios que prestas al colectivo del que se trate.

Ocurre que el resto de las comunidades autónomas también quiere tener tus resultados y aspira a conocer en profundidad el modo en que trabajas para emularlo. En el caso de la Comunidad de Madrid, se da la circunstancia añadida de que su gestión de los servicios públicos despierta interés también fuera de España, entre países europeos, americanos o tan lejanos como Corea del Sur.

En el ámbito competencial de la Consejería de Presidencia y Justicia, que lidera el Consejero Ángel Garrido, conocen bien lo que es recibir numerosas peticiones de visitas y solicitudes de colaboración interesándose por la calidad de los servicios públicos que prestan a los madrileños.

Es el caso, entre otros, de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor. Se trata de un organismo dedicado en exclusiva a trabajar de forma integral en reeducar y reinsertar a menores de catorce, quince, dieciséis o diecisiete años que han infringido la Ley. Menores que han tenido que dar cuenta ante la Justicia y, como consecuencia de ello, han de cumplir con las medidas judiciales impuestas por los Jueces de Menores.

Precisamente es ahí donde interviene la Comunidad de Madrid. A través de la Agencia del Menor Infractor contamos con una estructura administrativa que se dedica, en exclusiva y de forma integral, a la intervención con estos menores en ejecución de las medidas judiciales, siempre desde un enfoque netamente reeducativo.

De este modo, se articula un modelo de intervención propio que se caracteriza por varios ejes, como son la individualización del tratamiento, la elaboración y aplicación de Programas de Intervención Especializados, la capacitación y vocación de los profesionales que trabajan en los Centros de Menores, y la relevancia de la familia como elemento principal que ha de implicarse en la intervención con el menor infractor. Pensemos en programas prácticamente a la carta para afrontar los casos más difíciles, como agresores sexuales juveniles o menores envueltos en maltrato familiar hacia sus padres o abuelos.

Se trata de programas que se extienden a materias tan importantes como la mediación o la inserción sociolaboral, fundamental para la efectiva reinserción. Tanto empeño está permitiendo cerrar el círculo y que estos jóvenes aprendan un oficio y sean capaces de encontrar un empleo.

El esfuerzo es titánico y el resultado altamente satisfactorio. La Comunidad de Madrid está logrando reinsertar en sociedad al noventa por ciento de los menores con los que trabaja. Un resultado de esta magnitud no es sino un reclamo para ese interés que la Agencia despierta fuera de nuestras fronteras.

Este reconocimiento internacional y nacional del que disfruta la Comunidad de Madrid se ha convertido en un verdadero aliciente para, sin complacencia alguna y determinación, continuar buscando la excelencia en los servicios públicos que ofrecemos a los madrileños.

Todo este exitoso trabajo que desarrolla la Comunidad de Madrid con estos menores es un ejemplo claro de la apuesta inequívoca del Gobierno de la Presidenta Cifuentes por los colectivos más vulnerables.


Eugenia Carballedo es diputada del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario