Opinión

Una Tarjeta Social para todos los madrileños

Alejandro Sánchez |Madrid |24 de Octubre de 2017, 09:00

La Comunidad de Madrid es, hoy, una región altamente dotada de prestaciones y ayudas para que quienes aquí residimos podamos tener buena calidad de vida.

La Comunidad de Madrid es, hoy, una región altamente dotada de prestaciones y ayudas para que quienes aquí residimos podamos tener buena calidad de vida. Ése fue uno de los compromisos electorales más significativos de Cristina Cifuentes y lo cierto es que lo está cumpliendo y a la vista de todos está.

Son numerosos y muy diversos los servicios sociales que tenemos a nuestra disposición los madrileños. Y el actual Gobierno de la Comunidad los mejora continuamente para que lleguen a todo aquel que los necesita y para que el bienestar sea, cada vez más, una seña de identidad de nuestra Región en el contexto español y también en el contexto europeo.

Tan generosa es la oferta de ayudas sociales con la que contamos que a los ciudadanos se nos hace difícil conocerla y beneficiarnos de ella, del mismo modo que a los responsables de gestionarla les resulta a veces complejo conocerla en toda su extensión y atenderla de la manera más eficiente.

Por ello el Ejecutivo Regional está poniendo en marcha un recurso con el que cada madrileño tendrá a mano todos los servicios con los que cuenta o puede contar y con el que sabrá en cualquier momento en qué estado de tramitación o prestación se hallan dichos servicios. Ese recurso es la llamada Tarjeta Social de la Comunidad de Madrid.

Cristina Cifuentes manifestó en el Debate del estado de la Región del pasado año su voluntad de crearla. Y el pasado 15 de septiembre tuvo a bien anunciar su próxima activación en un acto que dejó claro no solo que nuestra Presidenta cumple, como siempre, su palabra, sino que por nada va a renunciar a su compromiso electoral de atender más y mejor a las personas.

La Tarjeta Social es un claro exponente de dicho compromiso, no solo porque va a ordenar y facilitar las prestaciones sociales en la Región madrileña, sino porque hace de la persona –de cada madrileño– el centro mismo de la atención social. Hasta ahora, en Madrid ha habido servicios con listados de personas detrás (todos sus beneficiarios). A partir de ahora va a haber, además, personas con listados de servicios detrás (todos aquellos que recibe o puede recibir cada persona). Y bien digo “además”, porque la Tarjeta Social viene a sumar y mejorar lo existente, no meramente a sustituirlo.

La Tarjeta Social, que el ciudadano tendrá consigo como cualquier otra tarjeta de las que se llevan en la billetera, está amparada por otras dos iniciativas impulsadas por el Gobierno de la Comunidad de Madrid: la Carta Marco de Derechos Sociales, que reconoce a todo madrileño como titular de esos derechos, y la Historia Social Integrada, que reúne en una carpeta digital toda la información de cada ciudadano en relación con las diversas prestaciones o ayudas sociales existentes.

Y está llamada a constituir un progreso muy significativo en política social. Porque tan importante como destinar recursos humanos y presupuestarios a la ejecución de los programas de atención social es la organización y la coordinación de esos programas.

Con la Tarjeta Social, cada madrileño va a estar atendido de manera más personalizada, porque su Tarjeta va a reunir toda la información actualizada relativa a sus necesidades y a las prestaciones y ayudas que recibe de las instituciones públicas.

Van a reducirse al mínimo los desajustes y las disfunciones en una malla de prestaciones que el pasado año alcanzó a 1.400.000 madrileños directamente desde la Consejería de Políticas Sociales y a 2.250.000 personas (es decir, uno de cada tres madrileños) si consideramos también las ayudas de otras Consejerías que inciden claramente en el bienestar ciudadano, como la Educación, el Empleo, la Vivienda o el Transporte.

Se va a agrandar el concepto de servicio social, superando la idea de que es algo exclusivo de los grupos vulnerables o en riesgo de exclusión.

Los madrileños van a ganar en atenciones y en comodidad, porque podrán conocer y acceder en todo momento, en forma ágil y segura, a la totalidad de los apoyos y las prestaciones que reciben o que pueden recibir.

Y los profesionales de los servicios sociales van a ser más eficaces a la hora de identificar necesidades, detectar dificultades y proponer soluciones. Lo cual va a tener correlato en el reconocimiento de los derechos de las personas, algo con lo que está firmemente comprometido el Ejecutivo Regional.

La Tarjeta Social de la Comunidad de Madrid es un nuevo paso adelante en el compromiso de Cristina Cifuentes con todas las personas que residimos en la Región. Un avance pionero, que el Gobierno de la Nación se ha fijado ya también como meta para su implantación en toda España. Y un avance significativo, porque va a mejorar la calidad de vida de los madrileños, que es lo importante.

Alejandro Sánchez Fernández es diputado del PP en la Asamblea de Madrid

  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario