Opinión

Terrorismo, la gran amenaza global

Ángeles Pedraza|Madrid|14 de Febrero de 2017, 18:00

En los últimos meses la sinrazón y la brutalidad han vuelto a golpear a Europa, como ya lo hicieran hace unos años con España o Londres. 

En los últimos meses la sinrazón y la brutalidad han vuelto a golpear a Europa, como ya lo hicieran hace unos años con España o Londres. La bestia del terrorismo yihadista ha despertado mostrando su versión más mortífera dentro de nuestras fronteras. Aunque cada día amanecemos con noticias de actos terroristas cometidos por grupos como Daesh, Boko Haram o los talibanes, las últimas operaciones policiales llevadas a cabo -tanto en nuestro país como en otros países de Europa- evidencian que la amenaza del terrorismo islamista en el mundo occidental es real y que requiere de una respuesta global y sostenida en el tiempo.  

Una respuesta global a la lacra del terrorismo, que ya no entiende de fronteras. Y una respuesta permanente en el tiempo porque necesitamos dotarnos de los instrumentos políticos, jurídicos y sociales necesarios para erradicarlos para siempre de nuestras sociedades. Necesitamos respuestas que vayan mucho más allá de las reacciones en caliente a acontecimientos puntuales. De nada nos sirven las declaraciones de rechazo y las fotos de unidad de los líderes políticos europeos si estos gestos no van acompañados de medidas concretas.

El terrorismo, en general, busca la imposición de un proyecto ideológico, fanático y totalitario a través de la violación de los principales derechos humanos y atemorizando a la sociedad. Actualmente la proliferación de mezquitas en las que se propagan mensajes peligrosos y la inculcación de una particular interpretación del Islam, son un caldo de cultivo que va dejando poso cada día. Buena muestra de ello, es la mezquita que ha cerrado recientemente el Gobierno francés en Bouches-du-Rhône cuyo imán ejercía un proselitismo "agresivo" y contaba entre sus fieles con adeptos al islam radical.

Siempre he dicho que tenemos las mejores Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero es necesario dotarlas de medios materiales y jurídicos que les permitan trabajar en neutralizar la amenaza terrorista como: establecer medidas encaminadas a la prevención de nuevos atentados, dotarnos de los mecanismos legales necesarios para que los terroristas, que son detenidos y pasan a disposición judicial, sean finalmente condenados y deslegitimar las ideologías fanáticas y totalitarias que defienden y que tratan de imponer.

Hace tiempo escuché una frase que se me ha quedado grabada en la mente: “el terrorista tiene que tener suerte una vez, nosotros tenemos que tener suerte siempre”. De ahí la importancia de dotarnos de los instrumentos necesarios para articular una respuesta integral, unificada y permanente.
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario