DocumentaMadrid, el festival dedicado en exclusiva al cine de lo real, abre sus puertas del 30 de abril al 10 de mayo en CINETECA para ofrecer los mejores títulos del género producidos esta temporada alrededor del mundo, ha informado la Comunidad en un comunicado.

Más de 80 títulos (largos y cortos) pasarán por las diferentes pantallas del festival cuya sede central está este espacio municipal, convertido ya en todo un icono del cine documental en nuestro país. Producciones que abordaran la multiplicidad de miradas a una misma realidad en una programación marcada por los contrastes.



Once días de intenso y buen «cine de lo real» en un festival impulsado desde el Ayuntamiento de Madrid y organizado por CINETECA que convertirá a Madrid en la capital del documental y que ha sido presentado hoy por sus directores Mikel Olaciregui y Vicente Mozo.

La Sección Oficial traerá una selección de las grandes producciones internacionales del año, en estreno absoluto en España. Una lista de títulos llenos de contrastes nos recuerda que la realidad nunca tiene una única cara.

Así lo veremos, entre otras, en Virunga, (nominada al Oscar y producida por Leonardo DiCaprio) donde la impresionante e idílica vida natural del parque nacional se contrapone a la crudeza de la violencia endémica en el Congo; o en The Look of Silence, la película que, desde el punto de vista de las víctimas, completa la cruda The Act of Killing, presentada por Joshua Oppenheimer y ganadora de DocumentaMadrid 2013 y del Oscar al Mejor Documental 2014.

Desde que el mundo es mundo, la única representación española en la sección oficial, nos presenta la vida inalterable del campo como opción frente a la realidad que nos rodea en tiempos de crisis; la vuelta a las raíces «salva» también paradójicamente a los indios de una reserva de Minnesota en The Seventh Fire (producido por Terrence Malick, Natalie Portman y Chris Eyre).

Y la tradición muestra sus múltiples facetas en La Once (Tea Time), un retrato irónico y sutil de las relaciones dentro de la alta burguesía chilena a través de un grupo de venerables ancianitas.

La versión más cruda de la realidad nos llega paradójicamente a través de la mirada de los niños en Something Better to Come, donde en un Moscú en plena deriva hacia el capitalismo salvaje descubrimos Svalka, el mayor vertedero del mundo, controlado por la mafia rusa y en el que los más pequeños crecen solos en medio de la basura.

Otra cara de Europa que podemos ver también en el retrato de un adolescente marginal húngaro con Drifter, o en los vídeos que recoge Flotel Europa y que suponen la mirada de uno de los cientos de niños bosnios, refugiados durante años en el limbo de un centro de acogida flotante.

Como la soledad y decepción de los soldados afganos en Tell the Spring Not to Come This Year, o de los excombatientes americanos en Irak de Of Men and War, que ponen de relevancia, una vez más, la inutilidad de las guerras y la paradoja de las invasiones, reflejada en Censored Voices, a través de los testimonios de militares israelíes que no llegan a entender por qué un pueblo perseguido, que busca la libertad, se convierte en ocupante: David convertido en Goliat.

Como la paradoja de aquellos que para luchar contra la violencia de los cárteles optan por las armas en los grupos de «autodefensa» de Cartel Land, reproduciendo esquemas próximos a lo que pretenden combatir.

La mirada divertida y combativa de los famosos activistas americanos en The Yes Men are revolting, y el documental musical al más puro estilo Jacques Demy de Chant ton BAC dabord, donde un grupo de jóvenes cantan y cuentan su paso de la adolescencia a la vida adulta, completan una competición que no dejará indiferente a nadie.

La Sección Oficial presentará también 19 cortometrajes que competirán por el premio al mejor Corto Documental.

EL CINE DOCUMENTAL ESPAÑOL MÁS RECIENTE, EN PANORAMA

En su apuesta por apoyar el cine documental producido en nuestro país, DocumentaMadrid mantiene su sección Panorama del Documental Español. Una producción de gran riqueza temática y formal, que año a año cobra mayor relevancia en el plano internacional, contribuyendo así a difundir la cultura española por el mundo.

La realidad española vista desde prismas tan diferentes como el retrato contracultural de Ajoblanco, crónica en rojo y negro, sobre la transformación de nuestra sociedad desde la transición hasta la actualidad; la dicotomía entre lo tradicional y lo rompedor, entre lo público y lo privado del punk y la familia en el documental Un lloc on caure mort; o el retrato profundo y tierno de la vejez en No todo es vigilia; pasando por la resistencia de los desahuciados en una España en crisis que retrata A quien conmigo va.

Mundos contradictorios como el de la modernidad del arte abstracto integrado en el ambiente rural a través del proyecto de un museo que nos describe Malpartida, Fluxus Village; la versión de la España más cañí de las verbenas de pueblos en La fiesta de otros; o la vuelta a las raíces más profundas en la búsqueda autobiográfica de La casa de mi padre.

Un total de 14 largometrajes nacionales competirán por el premio paralelo que cada año otorga Canal + al mejor documental español, consistente en la compra de derechos para su emisión en la cadena. El programa se completa con 5 cortometrajes, también de producción española.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here