-Publicidad-

Esta mañana me ha llegado un mail de Change.org. Los mails que proceden de estas plataformas siempre los leo por saber si puedo aportar mi granito de arena a las causas que proponen. Causas, que por ahora son de otros, pero que cualquier día pueden ser mías o de algún familiar, o de algún amigo cercano.

El aviso que he recibido me ha decepcionado. Era una actualización sobre una petición previa, la de Rubén Galgo. Rubén pedía que se pusieran espejos en el carril bus de la Castellana para evitar posibles accidentes. Accidentes, precisamente, como el que en su día tuvo Cristina Cifuentes y que ‘día sí día también’ tienen ciudadanos anónimos pero no por ello menos importantes. La petición, por motivos que me afectan directamente, ya la había firmado. Vivo cerca de la Castellana y en mi casa hay una moto.

-Publicidad-

El aviso de actualización ha sido porque Manuela Carmena, candidata al Ayuntamiento por Ahora Madrid, había firmado y comentado la petición. “¿Por qué Manuela Carmena escribe en Change.org?”, he pensado incrédula. De primeras, no me ha gustado. Me ha parecido un poco oportunista aprovecharse de una plataforma ciudadana en plena campaña electoral. Promesas sobre la petición inicial de Rubén, que dicho sea de paso, ojalá se cumpla su objetivo y reaccione el Ayuntamiento.

Pero si ya estaba decepcionada por este tipo de campaña, más aún lo he estado cuando he encontrado otros dos comentarios: el de Raquel López, candidata al Ayuntamiento por IU, y el de Antonio Miguel Carmona, candidato socialista.

Esto no tiene nada que ver con ideologías políticas. Sigo compartiendo la opinión de Rubén que en su día firmé, y que actualmente se ha visto reforzada con el apoyo de Carmena, Carmona y López. Pero me cuesta mucho creer en las promesas electorales. Creo que hay bastante demagogia en este caso tan cotidiano, igual que creo que los candidatos no deberían meterse en todos los ‘fregados’ para arañar unos cuantos votos.

Change.org es una plataforma de apoyo al ciudadano, no de apoyo al candidato. Al final, lo único importante aquí, es que la petición de Rubén sea escuchada y consiga todas las firmas que le faltan.
 

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here