El Museo Thyssen-Bornemisza inaugura este martes 9 de junio, y durante 90 noches, un mirador en su azotea para cenas regadas con los mejores vinos.  

El Thyssen-Bornemisza inaugura la temporada estival apostando por los vinos de vigneron, un término con el significado doble en castellano de viticultor y vinicultor, y con el que desde el siglo XII los franceses hacen referencia a esos vinos de producciones pequeñas.



Estos vinos se distribuyen en España por Paco Berciano, propietario de Alma Vinos Únicos, quien se ha encargado de diseñar la carta de vinos de El Mirador.

«Hemos querido alejarnos de lo industrial para acercarnos hacia el origen del producto manteniendo el espíritu de El Mirador», ha explicado el director de Alma Vinos Únicos, César Ruiz.

Estos vinos acompañan a la propuesta gastronómica diseñada por Daniel Napal, chef del Antiguo Convento Catering, la empresa gestora de los espacios gastronómicos del museo. Las propuestas que ofrece pasan por el ceviche de marmitako, el lomo de bacalao con romescu y crema de hinojo o el suquet de rape y marisco al aceite de naranja y azafrán.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here