La región cuenta con cinco zonas naturales aptas para el baño, según los análisis efectuados por la Consejería de Sanidad, que estudian sus condiciones de salubridad y seguridad para que no surjan problemas a los bañistas.  

Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, las zonas de baño autorizadas son las Presillas (Rascafría), los Villares (Estremera) el Embalse de San Juan y sus dos puntos de recreo (San Martín de Valdeiglesias), que cuentan con clasificación de excelencia en sus aguas; la Charca Verde (Manzanares el Real) y Playa de Alberche (Aldea del Fresno) con denominación de agua buena.



Durante esta temporada se efectuarán 54 inspecciones del agua, a través de los técnicos de Sanidad Ambiental, en los seis puntos de muestreo de las zonas de baño naturales para descartar posible contaminación microbiológica. Los análisis se realizan en el Laboratorio Regional de Salud Pública.

Los resultados de los controles analíticos de la temporada 2015, tanto la muestra inicial, como las dos primeras muestras realizadas durante este año, indican que las aguas de las zonas de baño de la Comunidad de Madrid han sido aptas para el baño. Además, la calidad del agua de zonas de baño puede consultarse en www.madrid.org.

Entre otras recomendaciones, Sanidad insiste en la conveniencia de protegerse del sol, usar siempre protectores (especialmente con los niños), y entrar paulatinamente en el agua, sobre todo después de tomar el sol.

También, aconseja beber suficiente líquido y no abusar de las bebidas alcohólicas, mantener la playa y el entorno limpio, usar las papeleras y ducharse tras finalizar el baño.

En el caso de los ayuntamientos, tienen la obligación de señalizar e informar de la prohibición del baño a los posibles usuarios.

En este sentido, Sanidad insiste en que puede resultar peligroso para el bañista acudir a zonas de baño no autorizadas por la posibilidad de que el agua cuente con microorganismos nocivos para la salud o por el riesgo de ahogamiento.

REQUISITOS

Atendiendo a las directrices europeas, para calificar una zona de baño natural como tal, debe contar con buena calidad del agua y afluencia de bañistas, y estar dotada de instalaciones como fuentes de agua de consumo, servicios higiénicos y de recogida de residuos.

Cada año, la Consejería de Sanidad procede a su calificación en función de los muestreos realizados, que remite al Ministerio de Sanidad, y éste a su vez, a la Comisión Europea.

El Ministerio cuenta con un Sistema de Información nacional de Aguas de Baño (Náyade) como herramienta informática para la gestión en información de la calidad del agua en las comunidades autónomas y demás organismos.

Las aguas de baño están reguladas en la Unión Europea desde la década de los ochenta. Actualmente, la normativa vigente es la Directiva 2006/7/CE del Parlamento Europeo.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here