-Publicidad-

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha declarado nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la UTE Parques Singulares interpuso para despedir a trabajadores de Madrid Río, que despedía a 86 trabajadores y convertía 45 contratos indefinidos en fijos-discontinuos.  

La sentencia declara nulo el ERE y otorga «el derecho de los trabajadores afectados a la reincorporación a su puesto de trabajo con abono de los salarios dejados de percibir, desde la notificación de los despidos hasta la fecha de notificación de esta sentencia», no imponiendo costas a la UTE.

-Publicidad-

Durante el juicio, los sindicatos UGT, CC.OO., CGT y CNT defendieron la petición de la nulidad del ERE alegando que la decisión de efectuar éste «estaba preconcebida antes de adjudicarse la contrata», recoge la sentencia, «mala fe en el proceso de negociación», «vulneración del derecho fundamental de huelga» y «discriminación por razón de sexo».

La adjudicataria solicitó durante el juicio que no se tuvieran en cuenta las alegaciones de la CNT al no ser suficientemente representativa. Sin embargo, la magistrada ha recordado que representantes del sindicato estuvieron en la Comisión durante el periodo de consultas y que 40 trabajadores están afiliados, desestimando la petición de la UTE.

La magistrada da la razón a la adjudicataria en cuanto a la presentación de la documentación oportuna para llevar a cabo el ERE, mientras que coincide con los sindicatos en que la UTE «conocía tanto el personal en el que debía subrogarse y costes necesarios para llevar a cabo la gestión de los parques que se le encomendaban, y aun así la licitación de la demandada lo fue por debajo del precio de imputación presupuestaria».

También la juez ha respaldado el argumento sindical de la «mala fe» en la negociación, ya que la empresa envió cartas a cada trabajador afectado «sorteando la parte social», constatando que la empresa «no buscaba realmente un acuerdo con la misma sino con los trabajadores afectados, obviando la representación colectiva».

Además, ha considerado que la UTE vulneró el derecho a la huelga de los trabajadores, «al utilizar personal ajeno al parque para las actividades de mantenimiento con una clara finalidad de reducir la presión ejercida con la huelga».

Finalmente, desestima el argumento de la discriminación por razón de sexo, al no haberse presentado cifras concretas del número de trabajadores y trabajadoras afectados por el despido colectivo.

La compañía podría recurrir la sentencia presentando un recurso de casación en los próximos cinco días, algo que las organizaciones sindicales prevén que se llevará a cabo, por lo que el conflicto podría prolongarse más de un año hasta que el Tribunal Supremo decidiera.

La vista comenzó el pasado 5 de junio en la sede de la calle General Martínez Campos, pero cuando llevaba menos de una hora tuvo que posponerse hasta este jueves por un corte de luz en el juzgado.

LOS SINDICATOS CELEBRAN LA SENTENCIA

El responsable de Jardinería de la Federación de Servicios de UGT Madrid, Alfredo Turienzo, ha mostrado su satisfacción por la sentencia. «Estamos supercontentos, aunque no esperábamos otra cosa. Entendíamos que era un expediente nulo», ha afirmado.

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz de Limpieza Viaria de CC.OO. Madrid, Félix Carrión, coincidiendo ambos en considerar que la adjudicataria recurrirá la sentencia. «Confiamos en que, en tal caso, el organismo superior ratifique la sentencia del TSJM», ha indicado Turienzo.

Por su parte, el responsable de Jardinería de CC.OO. Madrid, Cándido Rodríguez, ha apuntado que la conversión de contratos indefinidos a fijos-discontinuos, por los cuales estos empleados pasarían a trabajar sólo seis meses al año, también son anulados por la sentencia.

UN CONFLICTO DESDE HACE 7 MESES

La UTE se hizo cargo de la limpieza en Madrid Río el pasado 1 de diciembre, y presentó un ERE. A los trabajadores les presentó propuestas de prejubilaciones y bajas voluntarias, entre otras.

Los sindicatos rechazaron la propuesta de la adjudicataria y convocaron una huelga indefinida que comenzó el 15 de diciembre de 2014, y concluiría tras el periodo de consultas sin acuerdo con la empresa, casi un mes más tarde, cuando anunciaron que interpondrían medidas legales para pedir la declaración nula del ERE.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here