El Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha las labores de auditoría de la deuda municipal sobre el gasto financiero que asume la corporación y cuyos resultados serán sometidos a mecanismos de participación ciudadana para determinar qué conceptos son «legítimos» o «ilegítimos», lo que influirá en la futura acción de Gobierno municipal.

Así lo ha explicado el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, en rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Municipal para avanzar el inicio de uno de los principales compromisos del programa de Ahora Madrid.



Sánchez Mato ha explicado que esta labor corresponderá a la recién creada subdirección general de Auditoría de la Audiencia de Deuda y Políticas Públicas y habrá también colaboraciones «puntuales» de expertos e instituciones académicas, de cara a completar de forma externa el grueso del trabajo que realizarán el personal municipal.

El responsable de Economía y Hacienda del Ayuntamiento ha dicho que esta auditoría será una herramienta para analizar la gestión de los servicios y su impacto en las políticas públicas, para luego ofrecer la información técnica y conclusiones al ciudadano para que se pronuncie sobre dicho gasto público.

Uno de sus objetivos es el análisis del gasto y los costes financieros del Ayuntamiento de Madrid, incluyendo la contratación que realiza el Consistorio, para determinar aspectos «más allá» de la labor de la Intervención Municipal. En este punto, el delegado de Hacienda ha explicado que se mostrará no sólo lo que puede ser «ilegal» sino también lo «ilegítimo».

En este punto, Sánchez Mato ha indicado que los mecanismos de participación para realizar la consulta de las conclusiones de la auditoría aún no están concretados, aunque se ha referido a las Juntas de Distrito como uno de los cauces donde se fomente la participación de los madrileños.

A su vez, ha asegurado que el proceso de participación será «vinculante» y que será la gente la que tenga que decir, por ejemplo si quiere que el Ayuntamiento tenga «edificios alquilados con enormes precios». «Eso lo someteremos a política pública a través de la auditoría», ha insistido.

UNA DEUDA SOSTENIBLE

Carlos Sánchez Mato ha asegurado que la deuda de Madrid es «sostenible económicamente» y que este año pagarán más de mil millones en este sentido.

«La deuda de Madrid es sostenible económicamente. De hecho, vamos a pagar, para los que dicen que lo que me gusta es impagar (porque) firmo pagos todos los días», ha indicado.

No obstante, ha dicho que tienen que «conciliar desde el punto de vista político» que se puedan «afrontar las políticas sociales, las necesidades de los ciudadanos de Madrid en los ejercicios próximos sin subordinar a la política relacionada con la deuda».

«Técnicamente tenemos capacidad de recaudar, afrontar las políticas sociales y, además, los compromisos financieros incluso los ilegales e ilegítimos, pero políticamente ya veremos lo que hacemos y de qué manera lo hacemos», ha apuntado.

Así, ha señalado que esto «se verá muy pronto», cuando se planteen las líneas presupuestarias de 2016 en los que también pagarán deuda, según ha dicho. «Claro que la vamos a pagar pero me gustará resaltar en ese momento que por encima de lo que vamos a pagar de deuda, vamos a dedicar muchísimo más esfuerzo obtenido con tributos y tasas a las necesidades más imperiosas de los madrileños», ha añadido.

Esto es, van a tratar «de dar una respuesta diferente desde la política y la economía al asunto de la deuda». «Como dijo Manuela Carmena el lunes, primero atendamos a los madrileños y luego afrontemos el resto de compromisos», ha concluido Sánchez Mato, en referencia a una entrevista de la alcaldesa, donde aseguró que no haría falta reestructurar la deuda.

«UN TRIBUNAL POPULAR»

El portavoz adjunto del Grupo Municipal del PP de Madrid, Iñigo Henríquez de Luna, ha calificado de «tomadura de pelo» a los ciudadanos y, por ende, a los grupos políticos la decisión de crear una «auditoría ciudadana de deuda y políticas públicas», algo que le recuerda a la puesta en marcha de «un tribunal popular, que recuerda otros tiempos y otros regímenes totalitarios» que no se corresponden con un Estado democrático como el español.

Henríquez de Luna ha asegurado que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en lugar de estar «abrazándose con la presidenta Cristina Kitchner cuestionada internacionalmente» debería estar controlando a su equipo de Gobierno porque «cuando no está sus concejales se echan al monte y los de Podemos toman las riendas».

El dirigente popular se pronuncia así tras la puesta en marcha de la auditoría anunciada el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Matos, alegando que es una medida en cumplimiento con el acuerdo adoptado en el Pleno municipal

Al respecto, Henríquez de Luna asegura que esta decisión es «un incumplimiento del acuerdo plenario del pasado 22 de julio y una gran tomadura de pelo a los ciudadanos y a los grupos políticos».

En este sentido, ha dicho que el pasado 22 de julio el Pleno acordó aprobar una auditoria municipal de los últimos ocho años para que la realizara la Intervención municipal.

«Nos sorprendió bastante que la alcaldesa anunciara esta semana los resultados provisionales de una primera auditoria, pero que hoy la Junta de Gobierno haya anunciado una auditoria ciudadana es una auténtica desfachatez». «¿Qué es eso de una auditoria ciudadana? ¿Un tribunal político para criminalizar la gestión del anterior equipo municipal?», se ha preguntado.

«La señora Carmena en lugar de estar abrazándose con la presidenta argentina debería estar en Madrid controlando a su equipo de Gobierno, que cuando ella no está se echan al monte», ha concluido para avanzar que este viernes presentará en el registro del Ayuntamiento una petición de información sobre la primera auditoria provisional que anunció la alcaldesa esta semana.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here