La plataforma del barrio de Lavapiés ha denunciado en escritos dirigidos a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, el comportamiento «incívico» de los okupas del edificio de la calle Jesús y María número 15.  

Según asegura la plataforma en un comunicado, el inmueble pertenece al Ayuntamiento por «impagos acumulados de impuestos». En el 2014, el edificio fue declarado en ruinas y el Ayuntamiento rehabilitó el tejado y apuntalaron partes del edificio «en riesgo de derrumbe».



Tras la rehabilitación, el inmueble fue okupado, lo que ha generado «graves molestias» para los vecinos. Así, la plataforma de vecinos aseguran que hay un exceso de ruidos nocturnos, sobre todo producidos por «la música a todo volumen», con lo que «impiden el descanso de los vecinos».

En este sentido, aseguran que la policía municipal ha acudido «varias veces» para pedirles que bajen el volumen de la música pero no ha habido «ninguna respuesta».

Por otra parte, los vecinos de Lavapiés afirman que los okupas «cogen la luz de la calle» y que sus excrementos «los depositan en bidones que sacan por la noche, depositándolos en un rincón de la calle». Además, aseguran haber visto cómo han llegado a arrojar sus excrementos por la ventana.  

De igual modo, la plataforma vecinal critica la presencia de ratas y la «nula salubridad del edificio y sus inmediaciones», ya que los okupas «comen y cenan en la acera, sin tirar los desperdicios a la basura».




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here