-Publicidad-

A veces hay que ir un paso por delante de las perspectivas, más si estás proceden del horror surrealista y el director ha participado en multitud de películas como jefe de la segunda unidad, me refiero a James Moran y su película Always Watching (subtitulada por los profesionales como The Operator), basada en una serie para la WwW llamada Marble Hornets.

Para ello, la historia original de Joseph DeLage aparece en la gran pantalla por distintos medios o cámaras, como un falso documental pero, en este caso, acorde con la profesión y los sistemas de información que emplean los protagonistas del filme. Siempre en una Los Ángeles poco soleada y hermética.

-Publicidad-

En 1998, el japonés Hideo Nakata y el guionista igualmente director, Hiroshi Takahashi, nos adentraban en una historia de terror que marcaría el comienzo del nuevo cine de terror japonés con Ringu, abriendo nuevas perspectivas en los medios de comunicación con el cine y su visión surrealista del suspense. En aquel The Ring, unos jóvenes investigaban una serie de hechos fantasmagóricos sobre una extraña cinta grabada, no se sabe con qué motivo y el misterio se centraba en una presencia que acosaba a las víctimas desde la edición hasta un recorrido rayante por el VHS o Beta (recuerdos del cinéfilo). Ahora llamaré The Operator para abreviar, fluctúa por esa misma dicotomía entre realidad y la fantasía terrorífica, rebobinando hacia un similar origen desconocido.
Y esta película toma prestados algunos rasgos de identidad, en cuanto a la estética visual con aquellos flashes fotográficos y acelerados, que Jauma Balagueró imprimiera en Los sin Nombre, un año después del primer The Ring.

Aquí, el director Moran, propone un juego caótico y macabro, con dos tríos. Uno, Chris Marquette interpretando a un angustiado operador de cámara de televisión, Alexandra Breckenridge (estrella televisiva y la corresponsal de un programa sobre desahucios al límite y el tercero en discordia, Jake McDorman rescatando a la chica de una relación algo desesperada y obsesiva del primero. El segundo círculo o triángulo más bien, se entrelaza sobre sus imágenes reales, con una familia típica que desaparece misteriosamente y que los profesionales deciden investigar cuando a la par algo desconocido acosa al operador. El terror irá apareciendo poco a poco en sus ojos, pero nosotros, los espectadores conoceremos borrosamente más que ellos mismos, cegados y separados por distintas cuestiones personales.

Las grabaciones de diferentes cámaras darán la perspectiva necesaria (justificada como dije antes) del misterio que esconde la casa y sus huéspedes invisibles, hasta la aparición definitiva del Mal.

Historias desarrolladas en simultáneo, con fragmentos de los hechos reales, y vídeos rescatados sin permiso, en un ambiente solitario y mediático que tiene como invitado especial a Doug Jones especialista en papeles caracterizados en grandes producciones y trabajos independientes del género scifi. Un ser con reminiscencia del Zodiaco, reencarnación ante la lente y holograma de imposible identificación, hasta que muestra sus cartas e intenciones criminales. No sabemos su procedencia más allá de las cintas ni el motivo de sus siniestras actuaciones.

Aunque, la cinta reserva sorpresas cuando nadie parece fijarse en las sombras (excepto el espectador), nos percataremos en último lugar de esas verdaderas intenciones, en un guion maligno que se envuelve de angustia por la supervivencia. En definitiva, un montaje paulatino con escenas de diferentes lentes y posiciones, recomendable por incluir escenas privadas de los protagonistas y la soledad de un denunciante que resulta poco creíble para el resto. Y te engancha.

Recomendable para los buscadores de símbolos ocultos, los recuerdos gráficos que encadenan el horror en cada lado de este triángulo conformado por la obsesión, la locura y el asesinato. Ha nacido para el cine, una nueva amenaza fotográfica que, sin embargo, no se mancha las manos mientras el rodaje continúa en marcha hacia el final. Si logras sobrevivir a esta aparición…

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here