-Publicidad-

El Ayuntamiento de Madrid destinará una partida en los presupuestos de 2016 a apoyar a familias de «escasos recursos» que han debido hacer frente al pago de ejecuciones subsidiarias por la pérdida o grave afectación de su primera vivienda en los últimos cinco años, y que está destinada a dar apoyo a las familias afectadas por el derrumbe del edificio de la calle Duquesa de Tamames (Carabanchel) y otros casos similares.  

Según explica el Consistorio en un comunicado, la cantidad consignada ascenderá a 300.000 euros y se establecerán condiciones para otorgar esas ayudas en función del nivel de ingresos de las personas afectadas, la gravedad de la situación y el apoyo recibido por la compañía de seguros.

-Publicidad-

Con ello, el Consistorio ofrece apoyo a «las familias en mayor situación de vulnerabilidad afectadas por el derrumbe de un edificio de Carabanchel el pasado mes de agosto, pero también a otras personas en situaciones de emergencia equiparables».

La nueva partida presupuestaria, proveniente del gasto social, ha sido diseñada conjuntamente junto al Grupo Municipal Socialista para atender el problema de vulnerabilidad detectado.

Lo beneficiarios de las ayudas derivadas de esa partida deberán ser personas físicas que «hayan perdido o visto seriamente afectada» su primera vivienda en los últimos 5 años.

Entre las condiciones que se estudiarán para acceder a las ayudas de esa partida figurará el nivel de renta. También se tendrá en cuenta si deben hacer frente al pago de una hipoteca, se valorarán los recursos disponibles para hacer frente a la ejecución, por medio de cobro de indemnizaciones de compañías de seguros, y se estudiará el cumplimiento previo de los controles y obras de mejora de los edificios afectados. Los criterios de valoración serán objetivos.

La concesión de las ayudas, que podrían ser totales o parciales, se estudiará a través de los servicios sociales, en función de cada caso particular. Los detalles concretos sobre las condiciones se darán a conocer antes de la entrada en vigor de los presupuestos de 2016.

Explica el Ayuntamiento que cada año se efectúan en Madrid una media de 90 ejecuciones subsidiarias en casos de incendios de viviendas, inundaciones, derrumbes y otros problemas estructurales o circunstanciales.

Los gastos que se generan de las ejecuciones subsidiarias tienen que ser repercutidos a los propietarios posteriormente de acuerdo al Acuerdo Marco para las intervenciones en ejecución subsidiaria, actuaciones de emergencia y adopción de medidas de seguridad y reparaciones de emergencia, formalizado el 13 de enero de 2012 derivado de la Ordenanza de Conservación, Rehabilitación y Estado Ruinoso de Edificaciones el 30 de noviembre de 2011.

Así, la Dirección General de Control de la Edificación interviene en ejecución subsidiaria en numerosas ocasiones, para evitar accidentes y garantizar la seguridad. En algunos casos debe hacerlo porque «los propietarios incumplen órdenes de ejecución de obras o de adopción de medidas de seguridad», aclara el Consistorio.

En otros casos se realizan ejecuciones subsidiarias por hechos sobrevenidos, como es el caso del derrumbe de Carabanchel. En estas situaciones imprevistas el Ayuntamiento interviene, por medio de sus propios servicios o de empresas contratadas, dentro de la figura de Actuación Inmediata. Los gastos que se generan tienen que ser repercutidos a los propietarios posteriormente, puesto que también se trata de ejecuciones subsidiarias.

En la pasada comisión de Urbanismo, el Ayuntamiento reveló que se iba a repercutir a los vecinos los costes urbanísticos (como el desescombro) del edificio de la calle Duquesa de Tamames, que alcanzaba casi los 300.000 euros. Con esta nueva partida, el Consistorio muestra su «compromiso» de ayudar a los vecinos afectados por este tipo de situaciones», han señalado desde el Gobierno de Ahora Madrid.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here