Este mes va a ser algo especial para los aficionados al cine de terror, ya que estamos inmersos en el festival de Sitges y se acerca la fecha del día de difuntos o la anglosajona festividad de Halloween. Iba a empezar una serie de comentarios hasta entonces, empezando por la última visita de un director de origen hindú, pero aprovechando la segunda entrega de la película Contracted del director, me zambullo de nuevo en el mundo de la enfermedad vírica, que tantos quebraderos de cerebro ha causado.

En la primera Contracted hace dos años, la protagonista estaba interpretada por una actriz versada en todo tipo de desastres cinematográficos como Najarra Townsed una chica bastante normal de Los Ángeles, eficiente trabajadora y divertida. Pero, su mundo cambiaría drásticamente para ella, algún amigo íntimo y su familia, cuando empieza a sentir que su cuerpo no funciona de la forma habitual. Entonces, el director Eric England juega con la confusión y establece unas pautas del proceso o búsqueda, como juego de conversión que mostrará los diferentes estados de ánimo que irán cambiando a la joven. Recordando las lesiones morales que produjo la intervención de un individuo siniestro, que obligó a una relación forzada en una fiesta y la introdujo en una espiral de dolor. Al comienzo nada consciente, hacia la desesperación.



Pronto, el comportamiento se irá volviendo más irascible ante su nuevo noviete, tan introspectivo que le hará perder el contacto con seres queridos y el propio control de los actos. Aquel violador enfermo, poco a poco le fue dejando unas marcas imborrables en la piel y en su percepción cognitiva, hasta que su mundo se derrumbe alrededor y aquella agresión sexual se convierte en una amenaza que cambiará su visión sobre la vida y la muerte. El proceso de rodaje y sus ramificaciones ocultas, desarrollan una acción que sugestiona a aficionados del género y una interpretación inteligente de Najarra que va de la calma a la tensión o la locura.

Contracted: Phase II

A priori, visionando la primera parte de Contracted, se podía asegurar que era una película redonda sobre una transformación psíquica y física al estilo Brundel-Mosca. Pero, el director de la segunda ha cambiado a un novel llamado Josh Forbes, que ha querido extender el contagio de esta historia a nuevos receptores, cosa que no imaginamos en el primer contacto con los espectadores. Ahora, aquel violador ha mutado a un ser mucho más peligroso y la seriedad de la serie se desplaza a caminos mixtos entre la epidemia vírica y el slasher más descabellado, produciendo un conjunto de daños colaterales.

La historia comienza donde terminara anteriormente, con la chica ofreciendo su nueva cara a la sociedad, sólo momentáneamente. Pero, el guion del primer director ha mutado a un nuevo escritor y continuará con aquel novio que conserva un recuerdo inolvidable de la chica en una relación que produciría el motivo para desarrollar un nuevo patógeno cinematográfico. En Contracted: Phase II, la policía toma una papel más relevante al perseguir los pasos de un lunático que está produciendo un caos de percances en algunos ciudadanos.

Este caso se va esparciendo al aire, cuando el protagonista interpretado por el actor Matt Mercer, asume que aquel recuerdo de su amante le ofreció otros fantasmas que alteran su comportamiento, y lo peor es que compartirá su malestar con la simpática abuela con la que convive y una asistente social que la visita a menudo. Los hechos con los que tendrá que lidiar en su oscuro futuro, le dejarán unas huellas visibles que tratará de exorcizar por todos los medios, aunque le cueste sudor y sangre.

Curiosamente, una oficial de policía interpretada por la actriz y directora Marianna Palka, está a punto de dar un giro en la investigación del acosador desconocido o denominado paciente Zero, transformando un caso sectario en una amenaza para la sociedad. Y estos nuevos efectos secundarios contraídos, determinarán que la pesadilla debe continuar desplazándose del miedo interior a una escabechina hospitalaria.

Como dije aquel primer contacto que te dejó un buen Mal sabor de boca, una indigesta sensación interna y un interesante filme para estas fechas, aprovechaba las dotes para el suspense de su creador, e introduce otros ecos de violencia a mayor velocidad (con ciertos vicios no deseables) ahora, desde el interior individual al exterior. Donde un patógeno invasor o ser parasitario se intenta abrir paso, recordando la debilidad del cuerpo humano y la dramática relación mental de los pacientes infectados o, probablemente, otra nueva serie de contactos que golpean a puertas de tu inquietud. Estaremos preparados con un buen método anticonceptivo al alcance de un día de los muertos… Cuidado con los ligeros cambios en el comportamiento de los tuyos y «feliz» mes del terror en Madrid es Noticia, seguiremos informando.
 




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here