El concejal del Ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata ha aprovechado su comparecencia este miércoles ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz para pedir «perdón» a todas las víctimas del terrorismo por los tuits que escribió hace cuatro años en los que reproducía dos chistes sobre Irene Villa y el Holocausto, y ha destacado su «nula voluntad de ofender».

Zapata, que ha permanecido durante algo más de una hora en las dependencias judiciales, ha asegurado que todas las víctimas merecen su «respeto» y que hizo estos comentarios en el marco de «una discusión sobre los límites de la libertad de expresión».



El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha archivado la causa contra el concejal de Ahora Madrid, al considerar que «su intención en modo alguno era lesionar la dignidad de las víctimas y no podía imaginar que pudiera humillar a algunas» de ellas.

«No hay dato alguno que permita concluir otra cosa ni se está en condiciones de obtenerlo. Ni aun los otros tuits publicados pueden avalar esa intención de lesionar la dignidad de las víctimas pues sencillamente no se habla ni directa ni indirectamente de víctimas del terrorismo», apunta el juez en un auto notificado una hora y media después de la comparecencia.

Zapata escribió el 31 de enero de 2011 un tuit en el que decía Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos, lo que para la Fiscalía entraña «descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas y de sus familiares».

Además de esta publicación, que el edil escribió con un usuario llamado @casiopeaexpres, el informe del Ministerio Público mencionaba un segundo mensaje publicado el mismo día en el que reprodujo un chiste sobre el Holocausto: «¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero». El concejal defendió que puso estos comentarios en el marco de un debate sobre el «humor negro» y sus límites.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here