-Publicidad-

El director californiano Michael Polish (The Astronaut Farmer, Big Sur) ha contado con la estupenda actriz Kate Bosworth (Beyond the Sea, Another Happy Day o Still Alice) y el nuevo protagonista de Pedro y el Dragón de Disney junto a Bryce Dallas Howard, Wes Bentley que da vida a conmocionado esposo en Amnesiac.

Un matrimonio que ha pasado por un hecho traumático, que le lleva a la consabida pérdida de memoria y, por tanto, observamos el devenir de su futuro a través de la recuperación del personaje masculino. Sin embargo, la sucesora de aquella Annie construída por Kathy Bates en Misery, con mayor carga dramática en el filme, recae en la belleza sigilosa e introspectiva de Bosworth, verdadera protagonista de Amnesiac.

-Publicidad-

Existe una pauta extendida de nuevos realizadores en géneros de terror y ciencia ficción, de afrontar la crisis por medio de imaginación, algo que programa interesantes títulos en esta época de sustos. Sumando, el peso de algunos nombres con cierto rodaje como el de Polish. Recomendable lucidez por recoger información de éxitos del pasado, para componer o crear una película más o menos interesante. En el filme Amnesiac (de difícil estreno) se establece una aptitud misteriosa que va girando en enfermedad mental, así mismo la apariencia hierática de los personajes confiere un ritmo envolvente, pero tópico, para una historia que se debate entre la obsesión del pasado y los recuerdos de una mente confusa. 

Con la circunstancia actual que plantea la posesión o el agobio de la inmovilidad escondiendo los motivos que postraron al infortunado. Fundamental suspense para el género en cuestión.

Los fragmentos de la memoria, comunes en un montaje cinematográfico, que van apareciendo a cuentagotas, no reconstruyen una trama muy compleja, sin embargo, ese borrado neurológico no ocultará su presente en compañía de una mujer obsesiva y sigilosa. Una Bosworth de calculados movimientos e inspiración tortuosa, que en sus extrañas apariciones no se despegará del cuidado de su marido convaleciente, como una enfermera delicada.

Claro, todo es un espejismo para no contarte la trama de un guion sin demasiadas sorpresas por otro lado.

Pronto, el público irá descubriendo los resortes cinematográficos que controlan el olvido y los raros comportamientos que sobrepasan los límites aceptables en una relación sana. Un método de control posesivo, no basado en el fanatismo admirativo ni la atracción sexual, pero que esconde un deseo insatisfecho del pretérito y el camino escogido.

Si bien el argumento no muestra una evolución cuantiosa en la personalidad de los personajes, no importa, pues Kate Bosworth lleva sobre sus hombros resueltos, todo el peso del suspense con su sigilo felino y su carácter taciturno, demostrando que sus facultades interpretativas siguen manteniendo el nivel y su calidad.

Aparece un detective acompañado de cierto despiste casual, interpretado con desparpajo por Shashawnee Hall, que se aproxima a la comprensión del caso y la amnesia, cuando la violencia se apodera de los últimos instantes de la película.

Porque, en Amnesiac hay una presencia revelada, que adultera los deseos ocultos y provoca unas consecuencias a la relación, pues estuvo presente en aquel aciago día en que el cerebro silenció los hechos ocultos, justifica las posturas extremas y la decisión de una vasectomía drástica.

El hombre es una víctima (contrariamente a la realidad) y la justificación del asunto no nos llena del todo. Por ello, lo mejor de la película está incrustado en los gestos calculados y austeros de Kate en su lado oscuro y la sencilla planificación de su director, dedicado a desentramar el asunto, guardando el suspense hasta el final. Sobre todo en los minutos postreros de una locura fértil muy femenina.
 

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here