-Publicidad-

Vetusta Morla se disponen a despedir su gira La Deriva con dos conciertos los días 20 y 21 de noviembre en el BarclayCard Center de Madrid, un recinto que ya llenaron con 15.000 fans el pasado 23 de mayo, en un concierto que ahora ve la luz como recuerdo de una de esas noches imborrables e irrepetibles. Aunque ahora vaya a tener segunda y tercera parte.  

«Habrá edición en vídeo aunque de momento sólo aparecerá en formato digital. En los próximos días os daremos más detalles -sobre esa edición en formatos domésticos DVD y Blu-Ray-. Este domingo sale con El País el libro disco con doble CD», ha explicado uno de los guitarristas del grupo, Guille Galván, durante el encuentro de este miércoles en directo a través de Facebook con los lectores de Europa Press.

-Publicidad-

Aunque estos dos conciertos en Madrid serán el gran fin de fiesta con su público español, lo cierto es que en realidad no es la despedida definitiva de la gira La Deriva, pues la banda de Tres Cantos todavía tendrá tiempo antes de terminar el año, de dar unos cuantos conciertos en plan bis en varias ciudades alemanas.

«Nos encanta ir a lugares nuevos», afirma Guille mientras asienten el vocalista Pucho y el bajista Álvaro Baglietto. Y añade: «Para nosotros es una especie de viaje en el tiempo, volver a los orígenes. Tocar como lo hacíamos hace años. En Alemania, concretamente, ya hemos estado y la experiencia fue tan buena que por eso repetimos. Además, La Deriva se publica allí a finales de noviembre, así que aprovecharemos para hacer promoción».

MERECIDO DESCANSO

Lo que sí está claro es que tras las fechas en Alemania, el grupo pasará una temporada alejado de los escenarios, tal y como comenta Pucho: «Es un parón que para nosotros es necesario. Cuando has estado tan metido en un gira tan larga necesitas parar, vaciar y reflexionar qué ha supuesto el disco anterior y saber dónde nos encontramos ahora para poder empezar a crear de nuevo».

En esta línea, Álvaro Baglietto apunta que La Deriva es una gira que les ha hecho «visitar más países, tocar delante de más gente y en recintos más grandes», por lo que esta «recta final es una mezcla entre una despedida y el encuentro con nuevas aventuras que vivir». «Y no tenemos fecha de regreso. La vuelta la marcará el proceso creativo y nuestro estado de ánimo tras el descanso», apostilla Guille.

En este estado de ánimo influyen también dar carpetazo a una gira que se ha construído en torno a unas canciones concretas, que seguramente tendrán que causar baja de sus repertorios en el futuro, como apunta Guille Galván: «Hay canciones que sabes que ya han cumplido su función y, como los jubilados, deben descansar y disfrutar de la vida fuera de los escenarios. Siempre que se acerca un fin de gira, toca despedirse de algunas, con mucha pena, por cierto».

Queda abierto el futuro, por tanto, para este sexteto que desde su formación en 1998 siempre ha marcado su propio ritmo y ha sabido seguir su senda. Por eso, echando la vista agrás, el guitarrista afirma que «nadie» les ha «forzado nunca» para hacer lo que no quisieran, al tiempo que señala que «esas son las ventajas de no hacer campañas, ni promociones y no estar en ninguna discográfica intervencionista».

COLABORACIÓN CON BUNBURY

Lo que sí han hecho recientemente es colaborar en la grabación del MTV Unplugged de Enrique Bunbury, a principios del pasado mes de septiembre en México (el concierto verá la luz a finales de noviembre), un mercado en el que también se están haciendo un hueco, y en el que el artista aragonés ya es toda una institución.

«Con Bunbury llevamos tiempo tratando y buscando la manera de hacer algo juntos. Lo intentamos hace algunos años pero no pudo ser y ahora hemos tenido la oportunidad de compartir escenario y canciones. La experiencia de participar en el MTV Unplugged con él y su banda ha sido increíble para nosotros», destaca Guille.

Una experiencia increíble a la que Vetusta Morla llega después de casi 18 años de andadura, en la que su formación ha sido fundamentalmente «autodidacta», tal y como admiten los tres al mismo tiempo. Eso sí, durante este tiempo se han enriquecido con «formación» musical, puesto que «cualquier conocimiento y base es positivo, hagas la música que hagas». «Ojalá supiéramos mucho más de lo que sabemos», remacha Guille.

SINFÓNICA DE MURCIA

Retrocediendo algo más en el tiempo, otro hito en la trayectoria del grupo fue la grabación del concierto con la Orquesta Sinfónica de Murcia  (2013) para recaudar fondos a favor del Conservatorio Narciso Yepes de Lorca, que quedó inutilizado por los desperfectos causados por el seísmo que afectó a la localidad el 11 de mayo de 2011.

«Los conciertos con la Sinfónica de Murcia son una de las cosas más hermosas que hemos hecho. Para nosotros fue una experiencia brutal y nos encantaría poder repetirlo. Son producciones complejas y requieren también mucha preparación previa, por lo que si repetimos formato tendremos que hacerlo en algún momento especial en el que sólo nos tengamos que dedicar a eso», explica Guille Galván.

SITUACIÓN SOCIAL

No faltan en el último disco del grupo, La Deriva, las reflexiones más o menos veladas sobre la situación social del país en particular y del mundo en general. Una situación que, además, ha ido cambiando mientras la gira adquiría velocidad, pues como apunta Galván, «quizás si que ha habido una toma de conciencia más profunda de lo que está pasando» en estos últimos meses.

«La economía, la política y las relaciones de poder parecen importarle a más gente porque de ellas depende su bienestar, ha dejado de ser un asunto de políticos. Se le ha puesto cara a los malos, muchos de ellos están sentados en los banquillos», plantea.

Por último, añade que «la situación no ha cambiado demasiado para la gente de a pie», ya que «la precariedad sigue siendo muy elevada, los servicios públicos seriamente tocados, cuando no privatizados». «Por lo tanto, no, no creemos que haya mejorado la situación», ha sentenciado.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here