Tiempo de lectura 1 minuto


La tecnología y el internet llegan a todas partes, los juguetes no son ajenos a ello y también se han modernizado en los últimos años, volviéndose más didácticos e interactivos. Atrás quedaron las muñecas de trapo y los cochecitos de madera, ahora la tendencia son muñecas y peluches que hablan y se conectan a internet, pero ¿es correcto que niños tan pequeños tengan al alcance una herramienta que si no se usa con prudencia puede ser un peligro?
 
Las tendencias cambian y ahora los niños en las cartas a los Reyes Magos ya no piden lo mismo, las pasadas navidades el regalo más pedido fueron las tablets. Lo cierto es que los niños ya no se conforman con juguetes tradicionales como los de antaño, las nuevas necesidades exigen más dinamismo e interactividad. Es por ello que las compañías de juguetes han innovado en los últimos años, ahora la nueva moda son los peluches y muñecas que se pueden conectar a internet y mediante una aplicación móvil los niños pueden entablar conversaciones, mandar audios, y mucho más, a sus padres o cualquier otra persona.

A pesar de que las navidades pasadas estos artículos causaron furor, sus efectos secundarios ya han causado varios estragos, tal es el caso de los peluches de CloudPets quienes debido a un ataque de cibercriminales dejaron en exposición más de 800.000 cuentas de usuarios, robándose correos electrónicos y contraseñas de clientes de CloudPets, exponiéndose a la luz pública más de 2 millones de conversaciones sin ningún tipo de seguridad. Hasta el momento la compañía no se ha pronunciado al respecto.

Otro caso es el de la compañía Vtech, la que vivió una circunstancia similar cuando se expusieron públicamente 6,3 millones de cuentas de menores. Genesis Toys, otra empresa encargada de producir juguetes, también se encuentra en el punto de todas las críticas por su muñeca Cayla, después que muchas organizaciones y asociaciones aseguraran que la muñeca espía a los niños.

De este modo se abre el debate nuevamente sobre qué tan perjudicial puede ser dejar en manos de menores de edad el acceso a internet.
 
 


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *