Orange ha inaugurado su nuevo modelo de oficina flexible en su sede central del Parque Empresarial La Finca, en Pozuelo de Alarcón.

La alcaldesa de Pozuelo de Alarcón, Susana Pérez Quislant, y el director general de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid, Francisco Javier Abajo Dávila, acompañados por Carmen Recio, secretaria general y del consejo de administración de Orange España, cortaron la cinta este miércoles.



Las oficinas centrales de la operadora, que ocupan una superficie total de 38.000 metros cuadrados distribuidos en siete edificios del complejo empresarial, acogen actualmente a unos 2.600 empleados y personal externo.

En concreto, en el edificio 5 de La Finca -con 7.800 metros cuadrados- trabajan unas 750 personas, pertenecientes a las áreas de Personas y Comunicación, Regulación, Estrategia e Innovación, Empresas y Finanzas, que han adoptado ya este nuevo modelo de oficina flexible que Orange ha implantado también en Sevilla y que extenderá al resto de sus sedes corporativas.

Tomando como punto de partida las corrientes actuales, estudios del uso del entorno laboral y sugerencias de los empleados se decidió abordar el diseño de unas áreas abiertas, acogedoras y ordenadas. Estos espacios se caracterizan por una imagen «innovadora y diferencial, donde se fomenta el trabajo colaborativo, así como las tendencias actuales de apertura y flexibilidad».

Además, en línea con el compromiso de Orange con la transformación digital tanto de cara a sus clientes como internamente, se ha equipado a los trabajadores con herramientas tecnológicas precisas para hacer realidad la movilidad y flexibilidad que inspiran estas nuevas oficinas.

Por otra parte, para potenciar la orientación al cliente de todos los profesionales se ha basado su imagen en el nuevo concepto de tienda Orange o Smartstore. Así, al igual que en sus espacios comerciales, las oficinas incorporan zonas donde los empleados, de la misma forma que los clientes en las tiendas, pueden también ver y experimentar los nuevos productos y servicios de la marca.

«En línea con su filosofía como compañía abierta, digital y flexible, Orange también ha hecho suya esta tendencia desde hace años. Pero ahora hemos dado un paso más allá materializándola en nuevos entornos laborales más cálidos y acogedores con espacios diversos para el trabajo y los momentos de descanso», afirmó Recio. Se trata de «una nueva forma de trabajo» acorde a la transformación digital de la sociedad y «totalmente alineada» con sus valores de marca.

Susana Pérez Quislant destacó el importante papel de las grandes multinacionales que se emplazan en la ciudad: «El hecho de que Orange, segundo operador en España de telefonía fija, móvil, televisión por suscripción e Internet quiera seguir desarrollando su negocio en Pozuelo de Alarcón, y por tanto, en la Comunidad de Madrid, es la muestra de que esta tendencia está llamada a consolidarse”. Por ello, felicitó a la empresa y les deseó que vean cumplidas sus expectativas de negocio y «seguir convirtiendo estas oficinas en el centro neurálgico de su actividad en España».

Pérez Quislant también señaló que entre las competencias del Ayuntamiento está la de ofrecer a las empresas las herramientas y los apoyos necesarios para que desarrollen sus proyectos ya que «contribuyen con su esfuerzo y dedicación a la generación de riqueza y, por tanto, a que nuestra sociedad alcance los niveles de bienestar y crecimiento propios de una comunidad que mira al futuro».




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here