El ascensor del edificio situado en la calle Hermanos Bécquer número 4 de Madrid, donde han fallecido dos jóvenes tras desprenderse el suelo del mismo, había pasado las inspecciones y se le había realizado el mantenimiento el pasado mes de abril.

Según fuentes de la Comunidad de Madrid, el ascensor había pasado la inspección periódica (cada cuatro años) en agosto de 2015 y ésta resultó favorable. Además, el pasado mes de abril se le había realizado el mantenimiento.



Durante la tarde de este martes se ha personado en el lugar del accidente el director general de Industria de la Comunidad de Madrid, Francisco Javier Abajo, acompañado de un técnico para conocer los detalles y aportar datos a la investigación.

Alrededor de las 16.45 horas, y por causas que la Policía Científica está investigando, se ha desprendido el suelo del ascensor y los dos jóvenes, un chico y una chica, han caído al vacío desde una altura de un noveno piso.

Cuando los efectivos del Samur-Protección Civil han llegado al lugar sólo han podido confirmar el fallecimiento de los dos jóvenes que, al parecer, eran amigos.

Tras conocerse el incidente, los psicólogos del Samur Protección Civil han atendido en un hospital de campaña montado en la calle a los familiares y amigos de los dos jóvenes fallecidos, que habrían acudido al lugar al haberse citados varios compañeros del mismo colegio para celebrar el final de los exámenes en un piso de la planta octava.

Así, al menos una veintena de chavales han sido atendidos por los efectivos del Samur, al igual que los familiares de los fallecidos. Los chicos han sido introducidos en un edificio anexo, donde han sido recogidos por sus padres.

Según los vecinos, el edificio había sido reformado recientemente. El juez ya ha procedido al levantamiento de los cuerpos, según han indicado fuentes presenciales. Los jóvenes habrían fallecido como consecuencia de politraumatismos.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here