Hospitales Católicos de Madrid (HCM), la organización que agrupa a nueve centros hospitalarios propiedad de comunidades religiosas, ha puesto en marcha una estrategia a cinco años centrada especialmente en el campo de la gestión y en el posicionamiento de su marca.

El gerente del conglomerado, José Cordero, señaló el pasado martes durante la presentación del plan que los hospitales Beata María Ana, La Milagrosa, Hospital Nuestra Señora del Rosario, San Francisco de Asís, San Rafael, San Francisco de Asís, así como las clínicas San Miguel y Santa Elena y el Complejo Asistencial Benito Menni, son conocidos, pero, sin embargo, los pacientes no reconocen la marca HCM.



Por ello, Cordero ha manifestado que uno de sus objetivos para los próximos años es aprovechar el «prestigio de los años» que tiene cada centro para dar a conocer los valores de los Hospitales Católicos de Madrid.

HCM es el primer grupo hospitalario privado de Madrid en cuanto a número de camas y de pacientes atendidos, con 1.800 camas y más de un millón de pacientes atendidos al año. Además, los centros del grupo cuentan con 2.000 empleados que atienden 300.000 estancias, 4.000 partos y 200.000 urgencias anuales.

Es con esta unión de valores y tecnología con la que HCM quiere diferenciarse de la competencia: «Frente a un mercado sanitario privado que tiende hacia la concentración y con una presencia activa del capital riesgo nosotros aportamos un gran valor diferencial».

COLABORACIÓN CON EL SECTOR PÚBLICO

Uno de los puntos del plan de cinco años que el gerente de HCM ha destacado es la colaboración con el Sistema Público de Salud. En este sentido, ha señalado que su objetivo básico es mantener la cooperación en aquellas áreas en que actualmente está vigente el concierto (cuidados paliativos, unidad de daño cerebral o Deprecam), pero también «sondear» la posibilidad de extender la colaboración a nuevos campos asistenciales, como las estancias sociosanitarias, los cuidados prolongados o la reducción de listas de espera.

En relación a las listas de espera, Cordero ha defendido «la propuesta valiente» del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) -HCM es vocal de la fundación- que se ofreció en septiembre para reducir las listas de espera quirúrgica de la Sanidad Pública: «Esta oferta haría posible que más de 600.000 pacientes no tuvieran que esperar una media de 115 días para ser intervenidos».

Básandose en los últimos datos del sector, desde ahora hasta 2025 el gasto público en Sanidad se incrementará entre 30.000 y 50.000 millones de euros, lo que «pondrá a prueba la capacidad del Estado para financiar el sistema y asegurar la igualdad en el acceso a los servicios de Salud».

ACUERDOS CON UNIVERSIDADES

Además de la colaboración con la Sanidad Pública, en el plan estratégico de Hospitales Católicos se contempla trabajar en el cierre de acuerdos con universidades y centros especializados, tanto públicos como privados, para la formación de alumnos de Medicina, Enfermería, Fisioterapia y Auxiliares de Enfermería. En la actualidad HCM es centro sanitario asociado de universidades como la Alfonso X y la Francisco de Vitoria.

HCM también se ha propuesto en su plan de cinco años el desarrollo de herramientas y aplicaciones de tecnologías de la información para mejorar el aprovechamiento de la información que generan sus hospitales para, a partir de ella, para mejorar sinergias, optimizar recursos y mejorar la calidad del servicio prestado a los pacientes.

Por último, HCM pretende intensificar la colaboración con entidades aseguradoras, ampliando la actual cartera de servicios y unidades de diagnóstico y tratamiento.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here