El presidente de la Cámara de Cuentas, Arturo Canalda, ha presentado este jueves en la Asamblea de Madrid un escrito en el que comunica su dimisión de su cargo, han indicado a Europa Press fuentes parlamentarias.

La renuncia de Canalda se produce tras su imputación en el caso Lezo en lo relativo a su presunto papel en la compra de Inassa por parte del Canal de Isabel II.

El escrito de renuncia de Canalda ha llegado a la cámara regional a las 9 horas, al ser la Asamblea de Madrid la que nombra al presidente y designa por mayoría absoluta a los consejeros del organismo.

El Consejo de la Cámara de Cuentas se reúne precisamente este jueves en un encuentro ordinario del Consejo, programado antes de conocerse la imputación decretada por la Audiencia Nacional.

Esta institución está integrada por siete Consejeros elegidos por la Asamblea de Madrid para un período de seis años, además de un secretario general. El presidente, propuesto por la mayoría absoluta de los consejeros, es nombrado por la Presidencia de la Asamblea de Madrid.

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea decretó la imputación del que fuera director gerente de la empresa pública de aguas al entender que “asumió el peso de la explicación del proyecto” junto con José Antonio de Cachavera, igualmente investigado, según explica el auto.

El exgerente del Canal compareció el 1 de diciembre en la comisión de investigación sobre corrupción política en la Asamblea de Madrid precisamente en relación con la compra de Inassa. Entonces aseguró que es “una persona honesta, siempre toma las decisiones de forma legal, nunca se ha llevado un duro y no tiene la condición de investigado”.

Tras enfatizar que no creía que terminara imputado en el caso Lezo porque “nunca ha cometido ninguna ilegalidad”, dijo que en el caso de que acabara con la condición de investigado dimitiría como presidente de la Cámara de Cuentas “para no hacer daño al organismo” aunque nadie está obligado a dejar su puesto si no es por sentencia firme.

Asimismo, los distintos grupos de la oposición en la Asamblea de Madrid instaron ayer a que Canalda abandonara su cargo. El portavoz socialista, Ángel Gabilondo, escribió un mensaje en Twitter para señalar que esperaba que Canalda asumiera su responsabilidad tras la imputación por el juez de la Audiencia Nacional que investiga el caso Lezo y presentara su dimisión, algo que se ha producido.

También se expresaron en el mismo sentido el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, y la diputada de Podemos María Espinosa.

“SIEMPRE HE ACTUADO CON HONESTIDAD”

El hasta este jueves presidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, ha asegurado que a lo largo de los 20 años dedicado a la vida pública “siempre ha actuado con honestidad y siempre ha adoptado las decisiones basándose en informes que le avalaban”, pero que dimite tras ser imputado en el caso de corrupción Lezo para “no perjudicar” a la institución.

En una escrito registrado a las 9.05 horas dirigido a la presidenta de la Asamblea de Madrid, institución de la que depende la Cámara de Cuentas, Canalda ha señalado que ha tenido conocimiento “a través de los medios de comunicación” que la Audiencia Nacional va a citarle en calidad de investigado por supuestas irregularidades en la compra de la empresa colombiana Inassa en 2001 por parte del Canal de Isabel II cuando él era gerente de esta empresa pública.

El dimitido presidente de la Cámara de Cuentas ha recordado que como este órgano depende de la Asamblea y no de la Comunidad de Madrid no tendría que dimitir, como sí lo hacen los miembros del Gobierno regional y altos cargos en aplicación del Código Ético. Y como tampoco es afiliado al PP le deja fuera del ámbito de aplicación del Código Ético de esta partido.

Además, señala que según la Ley 11/1999 de la Cámara de Cuentas en su artículo 35 apartado g) establece como causa para la pérdida de la condición de consejero de la Cámara la de “haber sido declarado, en virtud de sentencia judicial firme, responsable civilmente por dolo o condenado por delito doloso”, circunstancias que a fecha de hoy no se dan en su caso.

“No obstante lo anterior, en el pleno convencimiento de que he actuado siempre conforme al ordenamiento jurídico, soy consciente de que mi permanencia al frente de la Cámara de Cuentas en estas condiciones puede suponer un importante perjuicio para la institución que he tenido el honor de presidir a lo largo de los últimos seis años”, apunta.

“Con el único y exclusivo fin de no perjudicar a la institución pública que presido, por medio del presente escrito y con efectos del día de hoy, te comunico mi decisión de dimitir de forma irrevocable como presidente y consejero de la Cámara de Cuentas”, ha pedido Canalda a Paloma Adrados, que le ha rogado que traslade su decisión al a Mesa de la Asamblea agradeciéndole “sinceramente todo su apoyo” a lo largo de esos años.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *