En las pocas semanas que llevamos del 2018 se ha hablado mucho de copiosas nevadas y temperaturas extremadamente bajas. En comunidades autónomas como la madrileña supimos de los rigores del invierno consecuencia de un tiempo severo, propio del mes en curso, que dejó atrás dos temporales de nieve. De algún modo, los primeros quince días del año nos hicieron tomar conciencia de las consecuencias que las temperaturas extremas pueden tener en nuestra vida diaria.

“Después de la tempestad, viene la calma”, dice el refranero español. Y en esa calma, que siempre llega, nos paramos a conocer cómo ha respondido el Plan de Protección Civil ante Inclemencias Invernales con el que cuenta la Comunidad de Madrid.

Supimos de su puesta en marcha a través de los medios de comunicación. La propia Presidenta Cifuentes, ya en el mes de noviembre del pasado año, visitó parte del dispositivo desplegado en el municipio de Colmenarejo. Allí mismo quiso informar a los ciudadanos de cuáles son los objetivos del Plan, así como de los cuantiosos medios personales y materiales con los que cuenta.  

El objetivo principal del Plan es coordinar la acción de los diferentes servicios propios implicados, así como los servicios de otras organizaciones que también intervienen en la prevención y actuación frente a inclemencias invernales en nuestra comunidad: la Agencia de Seguridad y Emergencias, la Dirección General de Carreteras, la Delegación de Gobierno, la Agencia Española de Meteorología, los Equipos de Socorro y Emergencias de Cruz Roja Madrid y los Ayuntamientos afectados por el riesgo con quienes se mantiene una estrecha colaboración.

En definitiva, hablamos de 5.000 efectivos, más de 580 vehículos y 2 helicópteros que trabajan para prevenir que se produzcan situaciones de emergencia consecuencia de las bajas temperaturas. Y en caso de que se produzcan porque sean inevitables, ser capaces de actuar con toda rapidez y eficacia para que los efectos sean los menos.

El Plan incorpora cada año la activación de la Campaña de Vialidad Invernal con un objetivo fundamental como es el de garantizar a los conductores madrileños el buen estado y la completa accesibilidad de los 2.573 kilómetros de carreteras que conforman la red viaria de competencia autonómica.

En este sentido, merece la pena poner en valor que a pesar de los dos temporales de nieve que exigieron la declaración de Nivel 1 del Plan, ninguna carretera de la Comunidad de Madrid permaneció cortada, más allá de ciertos puertos de montaña en momentos muy puntuales. Asimismo, se logró evitar que se produjeran retenciones prolongadas de vehículos por la nieve en las carreteras de nuestra Comunidad, y que ninguno de los 179 municipios que conforman la Comunidad de Madrid permaneciera aislado en ningún momento.

El esfuerzo que se hizo fue ímprobo. Igual de intenso ha de ser el agradecimiento a todos los cuerpos profesionales implicados en la activación del Plan de Inclemencias Invernales de la Comunidad de Madrid por su contrastada profesionalidad y entrega, así como, también, a quienes están llamados a coordinar a estos profesionales desde la Consejería de Presidencia y Justicia.

Eugenia Carballedo es diputada del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *