/ 5 mayo 2021

Metro realiza mediciones de amianto en sus instalaciones y todas dan negativo

Metro realiza mediciones de amianto en sus instalaciones y todas dan negativo

Metro de Madrid ha realizado mediciones en seis subestaciones y un tren de su red para detectar si hay fibras de amianto en las instalaciones y todas ellas han dado negativo.

Además, la compañía prevé realizar exámenes médicos a un total de 413 trabajadores de labores de mantenimiento y obras y que ya se han obtenido los resultados de las pruebas de 342 empleados, todos ellos negativos. En ese grupo también se contempla los más de 50 empleados relacionados con mantenimiento de escaleras mecánicas.

Así lo ha señalado a los medios de comunicación el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, en relación a las medidas emprendidas por el suburbano para «garantizar» que las instalaciones son seguras para los viajeros y que los trabajadores de la red no están expuestos a fibras de este material, prohibido en nuevas construcciones desde el año 2002.

- Advertisement -

Carabante también ha indicado que la compañía retiró amianto de las bóvedas de las estaciones de Canillejas, Suanzes y Torre Arias cuando se cerró la línea 5 y en el marco del plan de modernización de estaciones.

Además, ha asegurado que al estar en las bóvedas de las instalaciones, el amianto no estaba al acceso de los usuarios y por tanto no había riesgo de exposición.

Por otro lado, Metro ha revisado 20.000 piezas de recambio y en solo 20 se ha detectado amianto, elementos que ya han sido retirados de uso a modo de prevención. También se han retirado vehículos auxiliares que contenían materiales con ese mineral.

«No hay peligro para los usuarios de la red de Metro», ha ahondado el consejero delegado de la compañía para añadir que la presencia de amianto, habitual en muchas construcciones hasta que fue prohibido, es ahora «mínima» en el suburbano.

Carabante ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a los usuarios y trabajadores sobre la seguridad en las instalaciones y evitar que se pueda «generar alarma social», tras conocerse que un trabajador tiene reconocida la enfermedad laboral desde septiembre por haber estado expuesto a amianto cuando trabajaba en mantenimiento eléctrico de subestaciones desde 1985.

A su vez, el consejero delegado de Metro ha asegurado que las escaleras del suburbano no tienen este material y que el suburbano, desde 2002, procedió a encapsular los elementos con amianto para evitar riesgos, pues la normativa que prohíbe su uso era para nuevas construcciones.

En ese sentido, la presencia de amianto es posible con las medidas de seguridad pertinentes para evitar su exposición y que puedan haber inhalado sus fibras.

Por otro lado, el consejero delegado de Metro ha comentado que el Instituto Laboral puede emprender actuaciones de revisión médica para el caso de antiguos trabajadores del suburbano que pudieran haber estado en labores de mantenimiento y obra.

A su vez, Metro ha reforzado las medidas formativas y de información a los trabajadores desde el año pasado para «minimizar» cualquier riesgo y evitar que puedan manipular elementos con amianto.

REFUERZO DE LA INFORMACIÓN

Carabante también ha indicado que se ha repartido un documento informativo para los trabajadores con indicaciones sobre identificación y cómo actuar ante presencia de amianto.

Otras de las medidas emprendidas ha sido el refuerzo de la señalización de las indicaciones sobre presencia de este mineral de cara a los empleados y la indicación de que no manipulen ningún aparato con ese material.

El consejero delegado de Metro ha subrayado que desde el conocimiento del caso de un trabajador afectado por cáncer al estar en contacto con amianto, la compañía ha potenciado la labor de prevención en el seno del Comité de Seguridad y Salud del suburbano. El protocolo establece que la retirada de dispositivos con este mineral tiene que ser realizado por una empresa especializada.

«Este es un tema (la seguridad y salubridad de los empleados y usuarios en relación con el amianto) muy serio y somos los principales interesados en todas las medidas que generen seguridad», ha enfatizado Carabante.

INSPECCIÓN DE TRABAJO PROPONE UNA SANCIÓN

Inspección de Trabajo ha levantado un acta de infracción que propone una sanción de 191.000 euros contra Metro de Madrid al entender que no adoptó medidas suficientes para prevenir la seguridad y salud de los trabajadores ante exposición de amianto.

El acta contra el suburbano alude a una infracción «muy grave» en materia de normativa de seguridad laboral relativas con la prevención de enfermedades relacionadas con el amianto.

Así lo ha indicado a los medios de comunicación el consejero delegado de Metro de Madrid para explicar que la propuesta de sanción se comunicó este martes a la compañía y que Metro presentará alegaciones, para lo que tiene un plazo de 15 días.

A su vez, ha afirmado que existe un caso de un trabajador de mantenimiento ha contraído una enfermedad (cáncer de pulmón) por presencia de amianto y sospecha que puede haber un segundo caso de un trabajador afectado.

El caso confirmado y al que se le ha reconocido la enfermedad laboral en septiembre es un trabajador de mantenimiento de subestaciones que comenzó a trabajar desde 1985. Es este empleado el que se dirigió a Inspección de Trabajo en octubre.

El caso sospechoso es otro empleado de mantenimiento mientras que se ha descartado por ahora que un empleado de mantenimiento de escaleras mecánicas esté afectado, donde Metro descarta la presencia de amianto en estos dispositivos.

A su vez, en diciembre la Inspección de Trabajo formalizó requerimientos a Metro de Madrid sobre la relación de empleados con posible exposición a amianto.

En ambos casos (confirmado y sospechoso), según explica Carabante, se trató de empleados que realizaban labores de mantenimiento antes de 2003, cuando se prohibió la utilización de este material en nuevas construcciones y se acordó tomar medidas para evitar su exposición.

Las sospechas de Metro sobre el primer trabajador afectado por amianto datan del año pasado y se comunicó al Comité de Seguridad y Salud del suburbano, para lo cual se recalcó todas las medidas de seguridad para «garantizar» la seguridad en un trabajo conjunto con los delegados de prevención de la compañía.

Tras indicar que Inspección de Trabajo puede derivar el caso a la Fiscalía, Carabante ha asegurado que Metro de Madrid ha adoptado y potenciado todas las medidas para evitar la exposición de amianto a los trabajadores, como encapsular los elementos que contienen ese material.

Asimismo, el consejero delegado de Metro ha recalcado que de 20.000 repuestos de mantenimiento revisados, un total de 20 tienen este producto y ya han sido retirados por el suburbano.

En sus alegaciones, Metro de Madrid expondrá las actuaciones que ha llevado a cabo para evitar el riesgo de exposición al amianto, como el encapsulado de esas piezas (como puede ser el aparato denominado apagachispas que contiene elementos con ese mineral) presente en el interior de trenes modelo 2.000 y 5.000, presentes en líneas como la L1, L6 y L9.

Preguntado sobre por qué Metro no está incluida en el registro de empresas con riesgo de amianto, Carabante ha explicado que este listado se fundamenta en sociedades con presencia «habitual y permanente» de amianto, algo que no sucede en el caso del suburbano.

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS