El 20 por ciento de los controles de drogas y el 2 por ciento de los de alcohol realizados por la Guardia Civil de Tráfico en 2017 dieron positivo, según los datos del Balance de Guardia Civil de Madrid del año pasado.

Los agentes adscritos a la Unidad de Tráfico recorrieron en servicio 7.457.883 kilómetros. En cuanto a las labores de prevención de accidentes de tráfico, realizaron 231.725 pruebas de alcoholemia, 4.588 de ellas positivas; 9.098 pruebas de drogas, en 1.863 de ellas se detectó algún tipo de sustancia estupefaciente; 863.866 controles de velocidad y 38.856 controles de transportes. A pesar del esfuerzo, se produjeron un total de 9.030 accidentes en los que fallecieron 68 personas.

Los agentes de la Guardia Civil realizaron 4.300 actividades de participación ciudadana, entre las que se encuentran las relacionadas con el Plan Mayor de Seguridad, el Plan Comercio Seguro y el Plan Turismo Seguro. Solo en una de ellas tuvieron que actuar los antidisturbios.

Respecto al número de manifestaciones y concentraciones, el año pasado se situó en términos similares al de 2016. En las últimas semanas ha habido más protestas, debido a las preparaciones del 8 de Marzo y la movilización de los pensionistas.

DATOS DE DELINCUENCIA

La delincuencia subió en la Comunidad de un Madrid un 2,1 por ciento en 2017, según el Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior, en el que destaca la importante subida de delitos contra la libertad e indemnidad sexual y el tráfico de drogas y el gran descenso de robos en domicilios.

Concretamente, la Policía Nacional y la Guardia Civil de Madrid registraron un total de 381.242 infracciones el año pasado, frente a las 373.402 de 2016. Los delitos más graves aumentaron, ya que se registraron 39 homicidios dolosos y asesinatos consumados, 6 más que el año anterior. De ellos, 8 mujeres y 2 niños fueron asesinados víctimas de la violencia machista. Las tentativas de homicidios también subieron, de 84 a 86.

En la misma línea, los delitos graves y menos graves de lesiones y riñas tumulturias ascendieron un 4,2 pro ciento, de 2.038 en 2016 a 2.124 el año pasado. En cambio, sólo se anotaron 7 secuestros, frente a los 12 de 2016.

El dato más preocupante de la estadística es importante aumento de delitos contra la libertad e indemnidad sexual. Las violaciones un 7,8 por ciento, hasta las 221. Además, el resto de este tipo de delitos aumentaron un 15,5 por ciento, hasta los 16.314 denunciados el año pasado en la región. Además, el tráfico de drogas, en un año caracterizado por el fenómeno de los narcopisos, subieron un 10 por ciento, hasta las 1.608 infracciones penales.

En cambio, los robos en general disminuyeron. Los violentos y con intimidación bajaron un 4 por ciento, hasta los 16.314; mientras que los robos con fuerza en domicilios bajaron un 20,4 por ciento, de 15.783 registrados en 2016 hasta los 12.562 el año pasado, en el que se pusieron en marcha por parte de la Policía Nacional y la Guardia Civil de Madrid operativos específicos como Hábitat para frenar este tipo de delitos.

El robo con fuerza en establecimientos y otras instalacines también descendieron, ya que pasaron de 7.507 en 2016 hasta los 6.748 el año pasado. Sin embargo, las sustracciones de vehículos subieron un 2 pro ciento, hasta llegar los 10.715 infracciones.

Los hurtos, que son los delitos que más se comen también ascendieron un 3,9 por ciento, hasta llegar a los 156.329. El tráfico de drogas también repuntó y se incrementó un 10 por ciento, hasta llegar a los 1.608 delitos registrados.

En la capital también aumentó la criminalidad el año pasado, concretamente un 2,7 por ciento, hasta alcanzar las 235.475 infracciones, según datos de la Policía Nacional del Balance del Ministerio del Interior. Los homicidios y asesinatos descendieron, de 19 en 2016 a 16 en 2017, cinco de ellos por violencia de género. Los intentos de homicidio, en cambio, pasaron de 53 a 55.

Por otro lado, se registraron 1.245 riñas tumultuarias, un 8,2 por ciento más, y se denunciaron 4 secuestros. Al igual que en el resto de la región, los delitos contra la indemnidad y libertad sexual subieron un 19 pro ciento, hasta anotarse 1.004. De ellos, se denunciaron 144 violaciones, un 7,5 por ciento más que en 2016.

Los robos con violencia e intimidación bajaron un 2,7 por ciento (11.507), mientras que los robos con fuerza en domicilios bajaron un 25 pro ciento, al pasar de 8.048 a 6.027. Los hurtos subieron casi un 6 por ciento, hasta alcanzar los 112.272. La sustracción de coches subió un 10,6 por ciento (6.256) y el tráfico de drogas un 13,2 (1.199 delitos denunciados).

El Balance también mide las infracciones penales registradas en municipios con más de 30.000 habitantes. La localidades donde bajó la criminalidad fueron Alcalá de Henares (-1,4%), Alcorcón (-4,4%), Aranjuez (-3,7%), Arganda del Rey (-2,7%), Coslada (-8,4%), Fuenlabrada (-6,1%), Majadahonda (-2,6%), Móstoles (-2%), Pinto (-1,8%), San Fernando (-0,8%), Torrejón de Ardoz (-7,8%), Valdemoro (-3,3%), y Tres Cantos (-2,1%).

Destacan la disminución de la delincuencia en Coslada, donde el año pasado no hubo ningún asesinato ni tentativa ni violación. Además, bajaron un 45 por ciento los delitos de lesiones y riñas, un 32 por ciento los robos con fuerza en domicilios y establecimientos y un 31 por ciento las sustracciones de coches.

En el otro lado, los grandes municipios madrileños, además de la capital, donde subió la criminalidad en 2017 fueron Leganés (+1,5%), Getafe (+7,3%), Galapagar (+10,8%), Collado Villalba (+7,5%), Colmenar Viejo (+4,6%), Alcobendas (+6,5%) y Boadilla del Monte (+17,4). El récord de esta última localidad se debe sobre todo al aumento del 20 pro ciento en hurtos (339), del robo en viviendas y locales (121) y el resurgir de delitos como el tráfico de drogas y sexuales.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *