MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La directora general de Intervención en el Paisaje Urbano y Patrimonio Cultural del Ayuntamiento de Madrid, Marisol Mena, ha cargado contrta el cuestionamiento profesional que se ha hecho al proyecto en el Palacio del Capricho y todo orquestado por meros «cálculos electorales».



Mena ha cargado contra las noticias «poco rigurosas» a partir de la petición del PSOE en el distrito de Barajas para paralizar las obras y ganar en seguridad, una paralización que supondría aumnetar el «deterioro del edificio», en palabras de la directora general.

La socialista Mar Espinar ha planteado en la comisión de Cultura y Deporte que se haga efectivo el acuerdo plenario del distrito de Barajas, que solicitaba la paralización temporal de las obras del Palacio del Capricho hasta que las distintas comisiones de Patrimonio del Ayuntamiento y de la Comunidad garantice que «se está cumpliendo la normativa de protección del Plan General de Ordenación Urbana». La propuesta del PSOE en Barajas fue apoyada por PP y Cs.

Mena ha criticado que se dude de la profesionalidad que se encuentra detrás del concurso de ideas. «Quienes trabajamos en la Administración lo hacemos con transparencia», ha declarado, después de asegurar que están dispuestos en el área a revisar el proyecto, siempre con argumentos, y a mejorarlo con críticas constructivas.

No ha olvidado en sus reproches a la oposición el «daño ético» que se está haciendo a los profesionales municipales, a los ganadores del proyecto y al proyecto en sí, que son «víctimas de un cálculo electoral». Cuestionar su profesionalidad es una «imprudencia».

La coordinadora de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Carmen Rojas, ha defendido, por otra parte, que se cumple toda la normativa en el Palacio del Capricho ante las críticas de la edil socialista Mar Espinar, que ha cargada contra una «obcecación» y un «órdago personal», en referencia a la alcaldesa, Manuela Carmena.

Rojas ha contestado que todas las comisiones les han dado el visto bueno diciendo que «se cumple la normativa» y que, de hecho, ya se ha solicitado un cuarto dictamen de la comisión local de Patrimonio Histórico. La coordinadora ha apuntado que no se han modificado los usos compatibles en el jardín y que permitirá la apertura de un museo en el Capricho.

Además, y como indica el área de Desarrollo Urbano Sostenible, no se requiere un plan especial para actuar en el palacio «dado que no se está ante un cambio de uso», algo puesto en duda por el PSOE «para ganar en transparencia». Las obras acometidas son también las incluidas en la normativa, esto es, de conservación, reestructuración y acondicionamiento puntual.

Mar Espinar ha puesto sobre la mesa las dudas técnicas de los trabajos y que pueden llevar a una hipotética demolición, razón por la que los socialistas apuestan por retrasar los trabajos mientras que se estudia que se ejecutan conform a la norma. «Puede estar en peligro el patrimonio de todos los madrileños por una obcecación personal», ha lanzado la concejala socialista.

Desde el PSOE creen que el proceso debería haber sido acompañado por una consulta previa teniendo en cuenta las necesidades del distrito, en lugar de apostar por «un proyecto personal y cerrado». «Dicen que todo está visado por la Comunidad y que tienen todos los papeles en regla pero creemos que el procedimiento no es correcto. Están manejando una moto con el manual de instrucciones de un coche», ha argumentado.

Lo que el Grupo Municipal Socialista busca es «despejar dudas y que se cumplan todos los requisitos legales y formales» dado que hay «errores que aconsejan el retraso de las obras» para impedir en el futuro una hipotética demolición.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here