MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid acogen el regreso a los escenarios españoles de Angélica Liddell, artista del teatro europeo de vanguardia, con un «canto a lo irracional» inspirado en la poeta Emily Dickinson.



Con ‘Trilogía del infinito’, compuesta por las piezas ‘Esta breve tragedia de la carne’, ‘¿Qué haré yo con esta espada?’ y ‘Génesis 6, 6-7’, la directora, dramaturga y actriz (Premio Ojo Crítico, Premio Valle-Inclán, Premio Nacional de Literatura Dramática, León de Plata en la Bienal de Venecia, Chevalier de las Artes y las Letras de Francia) dará forma a esta obra.

«La Trilogía del infinito no es nada más que la nostalgia de la belleza perdida, y como Hiperión, la belleza no se alcanza sin hacer la guerra, sin un acto violento que nos devuelva al origen, al silencio, a la oscuridad, cuando solo existía Dios y el verbo era canto, sin nombre para las cosas, una inversión del Génesis hasta llegar a las tinieblas, antes de la creación de la materia», ha explicado Liddell.

La primera pieza, ‘Esta breve tragedia de la carne’, estrenada en 2015 en el Festival La Bâtie de Ginebra, se inspira en la poeta estadounidense Emily Dickinson. Según Liddell, «Emily no es un hombre ni una mujer sino una tierra de indios, de raptos, asesinatos y canibalismo, donde cada persona es un fusil cargado, donde el Dios de la ira alimenta la ira de los hijos de Dios».

El segundo título de la trilogía, ‘¿Qué haré yo con esta espada?’, se estrenó en 2016 en el Festival d’Avignon. Se articula a partir de dos hechos violentos sucedidos en París: el crimen caníbal cometido por el escritor Issei Sagawa contra una estudiante holandesa y la masacre en la sala Bataclan.

Para su autora, este trabajo es «una rebelión contra el racionalismo y nace del enfrentamiento entre la ley del Estado y la ley de la Poesía, entre la prosa del Estado y el arrebato del Espíritu».

‘Génesis 6, 6-7’ cierra ‘Trilogía del infinito’. La pieza se estrenó en 2017 en Napoli Teatro Festival y parte del universo poético del Antiguo Testamento y de la energía mítica de Medea.

«Este Génesis se pone de acuerdo con la ira de Dios para devolver al mundo a las tinieblas. Un mundo agotado de soportar su miseria. Un mundo que no puede resolverse desde el materialismo ni el mecanismo horizontal sino mediante lo sagrado vertical», ha señalado la autora.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here