Tiempo de lectura 2 minutos

El tráfico de Madrid es el culpable de más del 80 por ciento del ruido de la capital, tal y como recoge el informe ‘La otra contaminación: Ruido y salud en Madrid’, impulsado por el Observatorio de Salud y Medioambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable en colaboración con GAES y desarrollado por ECODES. Según el estudio, el ruido del tráfico se encuentra entre los cuatro factores medioambientales con mayor impacto en salud y está relacionado con la mortalidad a causa de las dolencias cardiovasculares y respiratorias que puede ocasionar, especialmente, entre los mayores de 65 años. En Europa, cada año se pierden 1,6 millones de años de vida saludable a raíz del ruido ambiental, que además provoca al menos 10.000 casos de muertes prematuras anuales en el continente. Por otra parte, uno de cada cuatro españoles está expuesto a niveles de ruido superiores al umbral establecido por la Unión Europea, establecido en 55 decibelios durante el día y 50 por la noche. En esta línea, casi un tercio declara sufrir molestias por ruidos generados en el exterior de sus viviendas. En lo que respecta a Madrid, el 74 pro ciento de los ciudadanos considera que vive en una ciudad ruidosa, principalmente por las obras urbanas, las obras del vecino y el tráfico.

EL TRÁFICO, UNA AMENAZA PARA LA SALUD

El informe del Observatorio de Salud y Medioambiente del Instituto DKV de la Vida Saludable también demuestra la asociación entre el ruido del tráfico de la ciudad de Madrid y los ingresos hospitalarios de adultos y niños. Así, el ruido ambiental por tráfico en Madrid aumenta en un 5 por ciento las probabilidades de sufrir un ingreso hospitalario por urgencias y en un 3,7 por ciento por causas respiratorias, además de incrementar un 6,6 la mortalidad por causas cardiovasculares y un 4 pro ciento la generada por causas respiratorias en personas mayores de 65 años. Asimismo, el incremento de tan solo 0,5 decibelios por ruido de tráfico nocturno se relaciona con un incremento del 4 por ciento de la mortalidad por diabetes. En este sentido, la contaminación acústica por tráfico en la capital también acrecienta en un 6 por ciento la mortalidad y el bajo peso al nacer de los recién nacidos, además de aumentar la probabilidad de que se produzcan nacimientos prematuros en un 3,2. El informe también revela que una reducción del ruido de tan solo 0,5 decibelios permitiría reducir el impacto a nivel de enfermedad y mortalidad anual por causas relacionadas con ese problema ambiental en más de 300 personas mayores de 65 años.

LAS ESCUELAS, EN RIESGO

Los niños de la Comunidad de Madrid son un colectivo especialmente en riesgo respecto al ruido ambiental, señala el informe. Así, uno de cada tres centros educativos de Madrid está expuesto a niveles de ruido que superan el objetivo de calidad acústica establecido para zonas con uso docente (60 dBA). La contaminación acústica en las escuelas es aún más preocupante si se compara con el ruido máximo en zonas escolares recomendado por la OMS (40dBA) y con las evidencias de alteraciones de la salud y el aprendizaje en menores (50dBA). El exceso de contaminación acústica en centros escolares afecta principalmente a la capacidad cognitiva de los niños y puede alterar los procesos de aprendizaje y desarrollo. Así, los elaboradores del estudio han destacado que el efecto del ruido es mayor en niños más pequeños y puede provocar déficit de atención y de memoria, alteración de la capacidad de lectura y baja discriminación auditiva. En este sentido, según los análisis realizados en los centros educativos, el estudio concluye que el impacto provocado por el ruido del tráfico se podría reducir del 33 hasta el 6 por ciento limitando la velocidad de 50 a 30 kilómetros por hora en zonas urbanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *