destinos de montaña
Tiempo de lectura 2 minutos


Llegan las vacaciones y cada vez son más los que prefieren los destinos de montaña a la playa. Las temperaturas más frescas, los paisajes y las actividades deportivas son sus principales atractivos. La montaña es una de las mejores opciones para evadirse. Hay pueblos y áreas en las que encontrar cobertura es todo un reto, por lo que se convierten en el mejor modelo de vacaciones “détox” para desconectar de la rutina y de los dispositivos tecnológicos.

BENASQUE (HUESCA):

No hay mejor destino para los amantes de los deportes de aventura que el valle de Benasque. Se trata de un valle rodeado de picos que superan los 3.000 metros de altitud, los más altos de Pirineos, entre ellos el Aneto. Destino con restos culturales y multitud de posibilidades de deportes como el senderismo o la escalada y el esquí en invierno.

CAZORLA (JAÉN):

Cazorla es conocida por su riqueza monumental, pero también se encuentra rodeada de un paisaje inigualable. Su casco viejo es Bien de Interés Cultural, en él se encuentra el Castillo de Yedra o “Castillo de las Cuatro Esquinas”. Además, el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas forma parte de la “Reserva de la Biosfera” por la UNESCO. Una zona con sendas perfectas para recorrer a pie o en bicicleta.

RÍAS ALTAS (A CORUÑA/ LUGO):

Las rías de la costa norte de Galicia conforman un paisaje costero compuesto por grandes acantilados y paisajes casi vírgenes. En este territorio que va desde A Coruña hasta Lugo incluye lugares tan famosos como la Playa de Las Catedrales en Lugo o la Torre de Hércules en el punto más septentrional de la Península Ibérica, en Estaca de Bares. Faros y cabos, playas, naturaleza y patrimonio se funden a lo largo de las diez rías que componen el conjunto.

TEJEDA (GRAN CANARIA):

Es la localidad de mayor altitud de Gran Canaria, una depresión que se creó por una caldera volcánica y se ubica junto al roque Nublo, la formación rocosa más importante de la isla. El paisaje de roca, pequeñas montañas y vegetación de clima desértico hace de este un lugar mágico. Culturalmente también es un destino interesante por las pinturas rupestres de las Cuevas del Rey y aún conserva tradiciones y artesanía desde hace siglos.

VALLES PASIEGOS (CANTABRIA):

El valle del Pas es un lugar único conocido por su gastronomía – sobaos, quesadas y mantequilla – y sus praderas. Una zona de monasterios que datan de la Baja Edad Media, pequeñas aldeas y pueblos que se comunican por sendas, a veces de complicado acceso. Todo ello rodeado de un verde intenso de los árboles y los prados que se funden con las actividades agrícolas tradicionales, como la ganadería. Un destino para conocer los orígenes de parte de nuestra cultura y recorrer a pie fundiéndose con la naturaleza.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *