Es el compromiso de la empresa constructora. Educación tiene un ‘plan b’ por si las obras se retrasaran un poco más de lo previsto

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)



Las obras de la segunda fase de ampliación del CEIP Alfredo di Stefano, en el barrio madrileño de Valdebebdas, estarán terminadas antes del inicio del próximo curso escolar y, por tanto, los alumnos comenzarán las clases en septiembre tal y como estaba previsto.

Así se lo ha confirmado la empresa constructora responsable de la ampliación del colegio a la Consejería de Educación e Innovación tras la reunión mantenida en la tarde de ayer y en la que confirmaron que las obras «avanzan a buen ritmo», según han explicado a Europa Press fuentes de este departamento.

Según la empresa constructora, las obras comenzaron el pasado 24 de marzo, ya que hasta entonces el Ayuntamiento de Madrid no concedió la licencia de obras de esta ampliación.

Los trabajos se centran en la segunda fase que afecta a las aulas específicas, educación infantil, educación primaria y el gimnasio. El proyecto de este centro incluye más de 30 aulas que podrán atender la demanda de solicitudes de escolarización en la zona.

La Comunidad de Madrid ha destinado casi 3,2 millones de euros en esta obra, de los que se van a «beneficiar» los 400 alumnos y sus familias que dispondrán de plaza en el centro para el curso 2018/19.

Desde el Gobierno regional subrayan el «gran esfuerzo inversor» que se está desplegando en el apartado de infraestructuras, ya que ha incrementado más de un 30 por ciento la partida destinada a la construcción y el equipamiento de centros docentes hasta alcanzar en 2018 los 71,34 millones de euros, 16,6 millones más que en 2017.

Según las mismas fuentes, el «compromiso» de la empresa es tener terminada la obra en el mes de septiembre. En todo caso, la Consejería de Educación ha diseñado de forma conjunta con la dirección del centro un plan de actuación en el caso en que se demoraran más de lo anunciado.

Se trata de un plan que conocen los padres de los alumnos y que serviría para escolarizar a los alumnos en las mejores condiciones de forma puntual en las primeras semanas del curso.

Para ello, se utilizarían los espacios comunes con holgura suficiente para generar aulas y que además pudieran seguir cumpliendo con sus funciones establecidas. De esta manera las clases «podrían impartirse con toda normalidad y en perfectas condiciones para el alumnado».

MAYORES EXIGENCIAS EN LAS CONTRATACIONES

Las obras en los centros educativos de la Comunidad de Madrid se adjudican conforme a la Ley Estatal de Contrataciones y las empresas que concursan cumplen todos los requisitos establecidos, como demostrar la solvencia económica y financiera.

Desde el año 2017 están en vigor los nuevos cambios en los pliegos de los concursos públicos para la construcción de centros educativos, con el objetivo de minimizar los problemas de retrasos en las obras que, de manera puntual, se han producido en ocasiones anteriores.

Tras esta modificación, la Comunidad de Madrid valora un 60 por ciento la oferta económica que hace la empresa, un 25 por ciento las mejoras técnicas y un 15 por ciento los plazos de ejecución.

Se penaliza, además, con mayores cuantías económicas todos los retrasos que se produzcan por parte de la empresa constructora




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here