Tiempo de lectura 2 minutos


El 27 por ciento de los conductores de la Comunidad de Madrid ha reconocido coger el coche después de haber bebido alcohol, según el estudio ‘Hábitos de conducción 2018’ sobre una muestra de más de 3.000 conductores de toda España.

En el estudio, elaborado el marco de la Campaña de seguridad vial ‘Un refresco, tu mejor combustible’, una iniciativa del RACE y la Asociación de Bebidas Refrescantes con el apoyo de la DGT, muestra que la Comunidad se sitúa como una de las regiones «que supera la media en España, que es de un 25 por ciento, más en el caso de los hombres (31%) que las mujeres (18%). En el caso de Baleares el 34 por ciento bebe alcohol y conduce, en el País Vasco (31%), Navarra y Murcia (29%).

Asimismo, el verano es «la época del año en que se produce un mayor número de viajes y también donde se registra un mayor número de accidentes». La fatiga es la cuarta causa de siniestralidad mortal en las carreteras y se manifiesta con síntomas como la pérdida de concentración, picor de ojos, visión borrosa, parpadeo constante, necesidad de moverse en el asiento, deshidratación y somnolencia.

Sus consecuencias son una pérdida de atención y un aumento del tiempo de reacción ante un obstáculo de un 86 por ciento. Por tanto, «es importante detectar los síntomas a tiempo y tomar las medidas necesarias para evitar una situación que puede desencadenar un accidente».

En el caso de los conductores de Madrid, según el estudio, destacan por ser los que más utilizan el coche para viajar. De hecho, el 85 por ciento lo suele hacer (frente al 73% de media en España), por lo que son junto con los conductores del norte (Aragón, Asturias y la Rioja) (81%), País Vasco (79%), Castilla y León (79%) los que realizan más recorridos de larga distancia. En cambio, lo usan menos los habitantes de las islas Baleares (32%) y Canarias (29%).

En los largos recorridos, un 9 por ciento de los madrileños afirma no parar durante el viaje y al preguntarles a los conductores de Madrid por la hora a la que prefieren iniciar el viaje a sus destinos de vacaciones, la mayoría se decanta por salir a primera hora de mañana, concretamente un 70 por ciento y sólo un 5 por ciento opta por la noche.

RECOMENDACIONES

También han realizado un estudio con el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBM), en el que se muestran los efectos de la conducción prolongada y la postura en el cansancio físico y mental.

Las pruebas muestran que a partir de las dos horas de conducción se empiezan a detectar alteraciones en la visión, en los movimientos y en la toma de decisiones.

Para ello, antes de un viaje recomiendan mantener «una adecuada hidratación, especialmente en verano y en viajes largos», dormir «un mínimo de 7 horas» e intentar «evitar viajes después de terminar su jornada laboral».

Asimismo, viajar de forma cómoda reduce la fatiga, ajustar bien el asiento (banqueta y respaldo), el reposacabezas y hacer un reglaje en profundidad y altura del volante. Durante el viaje, se debe descansar cada dos horas o 200 kilómetros, y aprovechar para hacer unos estiramientos para recuperar el tono físico.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *