Tiempo de lectura 1 minuto

La Guardia Civil ha interceptado este jueves en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas una maleta con 50 kilogramos de cocaína que iba en un vuelo procedente de Bolivia.

La maleta simplemente portaba el cargamento de droga, que no estaba oculta por otros elementos de equipaje o en dobles fondos como suele ser habitual en los intentos para tratar de introducir drogas en el país.

De momento, se desconoce quién es el propietario de la maleta, aspecto que investiga ahora la Guardia Civil y por ahora no se han practicado detenciones.