Tiempo de lectura 2 minutos


El ‘holding’ Grupo Baraka ha presentado una demanda contra RIU Hotels & Resorts ante los juzgados de Madrid por presuntamente negarse a escriturar 15.000 metros comerciales del Edificio España, ya comprometidos a favor de Baraka Renta –sociedad del grupo presidido por Trinitario Casanova– y pedirá que se paralicen las obras en el inmueble tras constatar que “no se están realizando conforme al proyecto pactado” entre ambas compañías.

El grupo empresarial Wanda cerró la venta del edificio España en junio de 2017 con el grupo inmobiliario Baraka por 272 millones de euros, que a su vez llegó a un acuerdo con RIU para adquirir el cien por cien del inmueble con la finalidad de abrir un hotel para verano de 2019. El edificio contará con una azotea de 1.500 metros cuadrados de espacio con un ‘skybar’ abierto a todo el público, además de una piscina y zona cubierta. Entre la compra y la rehabilitación, la cadena hotelera prevé invertir unos 400 millones de euros.

Edificio España: el rascacielos estilo Nueva York en Madrid

La cadena mallorquina RIU logró la licencia de obras del Ayuntamiento de Madrid en septiembre del pasado año e inició en octubre los trabajos de remodelación proyectados en el inmueble, que albergará también un área comercial.

RIU Hotels & Resort ha aclarado que Baraka no tiene ningún contrato de derecho a compra o a escriturar la zona comercial del Edificio España sino que en el momento de compra del inmueble firmó “un contrato de mandato, no representativo, de venta para la búsqueda de inversores de la zona comercial, que no ha cumplido”, pese a los reiterados requerimientos por parte de la cadena.

“Este acuerdo simplemente daba un periodo para que Baraka buscara inversores para adquirir 15.000 metros cuadrados de zona comercial, parte de las dos primeras plantas, a cambio de la correspondiente comisión”, señalan a Europa Press desde el grupo mallorquín.

Por ello, “ante la resolución del contrato por incumplimiento RIU ha iniciado de forma directa un proceso de venta con un fondo inversor español”, señalan desde la cadena hotelera.

Asimismo, RIU ha asegurado que se defenderá ante las instancias oportunas y advierte de que “se reserva expresamente poder ejercer cualquier acción en reclamación de daños y perjuicios en todo lo que afecte a la pretensión de paralización de la obra y a la reputación de la empresa”.

Al respecto, fuentes del Ayuntamiento de Madrid han señalado a Europa Press que “no han recibido ninguna notificación sobre este asunto, que atañe a dos entidades privadas”.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *