/ 24 enero 2022
4 C
Madrid
/ 24 enero 2022

Fútbol.- Schweinsteiger recibirá este martes el homenaje del Bayern en un amistoso en Múnich contra su actual equipo

Fútbol.- Schweinsteiger recibirá este martes el homenaje del Bayern en un amistoso en Múnich contra su actual equipo

MÚNICH, 27 (dpa/EP)

El centrocampista alemán Bastian Schweinsteiger recibirá este martes un cálido homenaje de su antigua afición en el Allianz Arena, donde su actual equipo, el Chicago Fire, disputará un amistoso contra el Bayern, el club donde se formo desde que era niño y donde desarrolló casi toda su carrera deportiva.

Considerado como una leyenda por los hinchas del Bayern, no hay otro lugar donde Schweinsteiger se sienta más en casa como la capital bávara y el club con quien logró el histórico triplete en 2013, al alzar la Bundesliga, la Copa Alemana y la Liga de Campeones.

En 2015 puso fin a su etapa en el Bayern y, tras un infructuoso paso por el Manchester United, en 2017 fichó por el Chicago Fire. Ahora regresa a la ciudad de sus amores para recibir el homenaje que no le dieron cuando se fue.

A pesar de toda su historia, el ex internacional alemán de 34 años rechaza con modestia esa etiqueta. «No me siento como una leyenda», declaró en la rueda de prensa de cara al amistoso de este martes, donde fue recibido con rótulos donde se podía leer ‘Basti is back’ (‘Basti ha vuelto’).

Cerca de 75.000 aficionados del Bayern llenarán el estadio para despedir a su «dios del fútbol» y verlo en la segunda mitad de nuevo con la camiseta del campeón alemán. Schweinsteiger no puede evitar la emoción por el duelo. «Estoy sencillamente feliz de estar aquí», comentaba con una gran sonrisa a los periodistas reunidos para la ocasión. «Pasé unos años maravillosos con el Bayern», rememoró.

El actual jugador del Chicago Fire reconoce que es difícil saber cómo reaccionará ante tanta emoción y recuerda que en su adiós de la selección alemana, con quien se coronó campeón mundial en Brasil 2014, subestimó cómo reaccionaría. En ese momento no pudo controlar las lágrimas en su partido 121 como internacional. «No sé cómo de emocional será», dijo.

Un adelanto de cómo será esa noche se pudo ver ya este domingo con los 2.000 aficionados que acudieron al Allianz Arena a ver el entrenamiento del Chicago Fire, muchos de ellos con camisetas con el número 31 de Schweinsteiger. El jugador se pasó más de una hora firmando autógrafos y haciéndose fotos con sus aficionados.

En su tiempo en el Bayern, el centrocampista pasó de ser ‘Basti’ a ‘Schweini’ y forjó toda una personalidad que le ha llevado a recibir este lunes la medalla del mérito de Baviera de manos del primer ministro bávaro, Markus Söder, quien lo alabó por ser todo un ejemplo a seguir.

Schweinsteiger disputó 500 partidos oficiales con la camiseta del Bayern desde su primer partido con el club alemán en diciembre de 2002, cuando salió en sustitución de Niko Kovac, actual entrenador del Bayern. A lo largo de las 17 temporadas que vistió la camiseta del club ganó ocho campeonatos nacionales y siete copas alemanas.

LO MÁS LEÍDO

MÚNICH, 27 (dpa/EP)

El centrocampista alemán Bastian Schweinsteiger recibirá este martes un cálido homenaje de su antigua afición en el Allianz Arena, donde su actual equipo, el Chicago Fire, disputará un amistoso contra el Bayern, el club donde se formo desde que era niño y donde desarrolló casi toda su carrera deportiva.

Considerado como una leyenda por los hinchas del Bayern, no hay otro lugar donde Schweinsteiger se sienta más en casa como la capital bávara y el club con quien logró el histórico triplete en 2013, al alzar la Bundesliga, la Copa Alemana y la Liga de Campeones.

En 2015 puso fin a su etapa en el Bayern y, tras un infructuoso paso por el Manchester United, en 2017 fichó por el Chicago Fire. Ahora regresa a la ciudad de sus amores para recibir el homenaje que no le dieron cuando se fue.

A pesar de toda su historia, el ex internacional alemán de 34 años rechaza con modestia esa etiqueta. «No me siento como una leyenda», declaró en la rueda de prensa de cara al amistoso de este martes, donde fue recibido con rótulos donde se podía leer ‘Basti is back’ (‘Basti ha vuelto’).

Cerca de 75.000 aficionados del Bayern llenarán el estadio para despedir a su «dios del fútbol» y verlo en la segunda mitad de nuevo con la camiseta del campeón alemán. Schweinsteiger no puede evitar la emoción por el duelo. «Estoy sencillamente feliz de estar aquí», comentaba con una gran sonrisa a los periodistas reunidos para la ocasión. «Pasé unos años maravillosos con el Bayern», rememoró.

El actual jugador del Chicago Fire reconoce que es difícil saber cómo reaccionará ante tanta emoción y recuerda que en su adiós de la selección alemana, con quien se coronó campeón mundial en Brasil 2014, subestimó cómo reaccionaría. En ese momento no pudo controlar las lágrimas en su partido 121 como internacional. «No sé cómo de emocional será», dijo.

Un adelanto de cómo será esa noche se pudo ver ya este domingo con los 2.000 aficionados que acudieron al Allianz Arena a ver el entrenamiento del Chicago Fire, muchos de ellos con camisetas con el número 31 de Schweinsteiger. El jugador se pasó más de una hora firmando autógrafos y haciéndose fotos con sus aficionados.

En su tiempo en el Bayern, el centrocampista pasó de ser ‘Basti’ a ‘Schweini’ y forjó toda una personalidad que le ha llevado a recibir este lunes la medalla del mérito de Baviera de manos del primer ministro bávaro, Markus Söder, quien lo alabó por ser todo un ejemplo a seguir.

Schweinsteiger disputó 500 partidos oficiales con la camiseta del Bayern desde su primer partido con el club alemán en diciembre de 2002, cuando salió en sustitución de Niko Kovac, actual entrenador del Bayern. A lo largo de las 17 temporadas que vistió la camiseta del club ganó ocho campeonatos nacionales y siete copas alemanas.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

MÚNICH, 27 (dpa/EP)

El centrocampista alemán Bastian Schweinsteiger recibirá este martes un cálido homenaje de su antigua afición en el Allianz Arena, donde su actual equipo, el Chicago Fire, disputará un amistoso contra el Bayern, el club donde se formo desde que era niño y donde desarrolló casi toda su carrera deportiva.

Considerado como una leyenda por los hinchas del Bayern, no hay otro lugar donde Schweinsteiger se sienta más en casa como la capital bávara y el club con quien logró el histórico triplete en 2013, al alzar la Bundesliga, la Copa Alemana y la Liga de Campeones.

En 2015 puso fin a su etapa en el Bayern y, tras un infructuoso paso por el Manchester United, en 2017 fichó por el Chicago Fire. Ahora regresa a la ciudad de sus amores para recibir el homenaje que no le dieron cuando se fue.

A pesar de toda su historia, el ex internacional alemán de 34 años rechaza con modestia esa etiqueta. «No me siento como una leyenda», declaró en la rueda de prensa de cara al amistoso de este martes, donde fue recibido con rótulos donde se podía leer ‘Basti is back’ (‘Basti ha vuelto’).

Cerca de 75.000 aficionados del Bayern llenarán el estadio para despedir a su «dios del fútbol» y verlo en la segunda mitad de nuevo con la camiseta del campeón alemán. Schweinsteiger no puede evitar la emoción por el duelo. «Estoy sencillamente feliz de estar aquí», comentaba con una gran sonrisa a los periodistas reunidos para la ocasión. «Pasé unos años maravillosos con el Bayern», rememoró.

El actual jugador del Chicago Fire reconoce que es difícil saber cómo reaccionará ante tanta emoción y recuerda que en su adiós de la selección alemana, con quien se coronó campeón mundial en Brasil 2014, subestimó cómo reaccionaría. En ese momento no pudo controlar las lágrimas en su partido 121 como internacional. «No sé cómo de emocional será», dijo.

Un adelanto de cómo será esa noche se pudo ver ya este domingo con los 2.000 aficionados que acudieron al Allianz Arena a ver el entrenamiento del Chicago Fire, muchos de ellos con camisetas con el número 31 de Schweinsteiger. El jugador se pasó más de una hora firmando autógrafos y haciéndose fotos con sus aficionados.

En su tiempo en el Bayern, el centrocampista pasó de ser ‘Basti’ a ‘Schweini’ y forjó toda una personalidad que le ha llevado a recibir este lunes la medalla del mérito de Baviera de manos del primer ministro bávaro, Markus Söder, quien lo alabó por ser todo un ejemplo a seguir.

Schweinsteiger disputó 500 partidos oficiales con la camiseta del Bayern desde su primer partido con el club alemán en diciembre de 2002, cuando salió en sustitución de Niko Kovac, actual entrenador del Bayern. A lo largo de las 17 temporadas que vistió la camiseta del club ganó ocho campeonatos nacionales y siete copas alemanas.

LO MÁS LEÍDO

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO