Tiempo de lectura 3 minutos


Distrito Castellana Norte (DCN) ha asegurado que tras la presentación la semana pasada del diseño urbanístico de Madrid Nuevo Norte «se agotan los argumentos en contra» del proyecto y se evidencia que «no es ningún pelotazo», algo que refuerza el consenso alcanzado sobre el mismo entre las administraciones.

Además, estima que una vez se logre la aprobación completa del proyecto, que se espera para finales de este año, se pasará de la fase de planificación a la de reparcelación y luego a una posterior de ejecución. En el mejor de los escenarios, las obras de urbanización podrían iniciarse a finales del año que viene o principios de 2020 y las primeras viviendas podrían estar en el ejercicio 2021 o 2022.

«Estamos concienciados de la necesidad social del proyecto», ha señalado durante un encuentro informativo con medios el presidente de DCN, Antonio Béjar, quien ha enfatizado además que existe un «apoyo masivo» de la ciudadanía a esta reforma urbanística en el norte de la capital.

Respecto a las críticas que recibe el proyecto por parte de algunos sectores, ha señalado que la presentación de la maqueta (donde se recogen tres nuevas torres y 10.500 viviendas) deja claro que esa oposición «no tiene sentido». «Hay una conciencia clara de que esta zona no se puede dejar como está», ha insistido Béjar.

Además, ha asegurado que es un proyecto «transversal» que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Fomento. También ha recalcado que «no duda» de que la Comunidad de Madrid apoya también esta iniciativa.

En cuanto a la posición del Ayuntamiento respecto a la conocida anteriormente como operación Chamartín, el presidente de DCN ha opinado que el Consistorio ha pasado por varias etapas. En una primera, el nuevo equipo de Gobierno municipal «heredó» un proyecto de un grupo político «muy distante» a sus planteamientos y lo anuló.

Posteriormente, se abrió otra etapa en la que el Ayuntamiento tomó conciencia de que había que lograr un «consenso» y que esta reforma dejara de ser un «arma arrojadiza» en el plano político. Por ello, se congratula del amplio consenso alcanzado y que llega a los cuatro grupos municipales en el Consistorio, aparte de las distintas administraciones.

Béjar ha celebrado que tras un «larguísimo trabajo» conjunto con el Ayuntamiento se tenga definido, como se pudo ver en esta maqueta que consta de 365 edificios en el ámbito de Madrid Nuevo Norte, un proyecto «positivo» para la ciudad.

«El resultado es bueno», ha enfatizado el presidente de DCN, para resaltar que el diseño del ámbito está acorde con las características de barrio donde «la gente quiere vivir», con «densidad» de población y actividad comercial. Se trata de «vida de barrio», según ha comentado, para resaltar que el modelo de los PAUs o de San Chinarro «no es el futuro» de la ciudad.

El ámbito, de tres millones de metros cuadrados, tiene la remodelación de la estación de Chamartín como uno de los ejes centrales, para lo cual Fomento convocará un concurso de diseño a lo largo de este año. La inserción de edificios cerca de este nudo de transporte dependerá, en consecuencia, de las características de la nueva estación.

Las cifras de inversión y empleo asociadas a Madrid Nuevo Norte se mantienen en los números estimados por DCN: 6.000 millones de inversión y más de 200.000 puestos de trabajos generados (120.000 en la construcción y 94.000 más tras su finalización).

Aparte, se plantea un alto volumen de vivienda protegida (20%) en la zona, además de la voluntad del Consistorio de que el 10 por ciento del suelo que se les debe ceder por ley sean viviendas.

RENTABILIDAD POR OFICINAS

Pese a la reducción de edificabilidad resultante del proyecto, la rentabilidad se compensa «parcialmente» con el cambio de tipología de edificios de viviendas a oficinas, que desprenden mayor valor. La proporción de suelo lucrativo se estima en el 24 por ciento del ámbito (frente al 40% que se dedicaba en la antigua operación Chamartín).

El presidente de DCN ha comentado que el cálculo de las viviendas en el ámbito, 10.500, se basa en el cálculo estándar sobre una tipología de 100 metros, si bien luego pueden tener «más o menos» superficie. El sistema de transporte público a desplegar está «completamente definido».

A su vez, expone que se ha estudiado al detalle «cada parcela y cada edificio» en la fase de planeamiento y, por ejemplo, las viviendas ubicadas al lado del parque se proyectan bajo un «concepto abierto» para que la gente haga «vida» en la zona.

Preguntado por interés de inversores o empresas en la zona, Béjar ha señalado que Madrid Nuevo Norte «despierta interés» pero que aún es muy pronto para entrar en esa fase.

Béjar sí ha recordado que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, habló de la posibilidad de que pudiera ubicarse en este ámbito la Ciudad de la Justicia y que la zona es buena para poder acoger usos dotacionales privados, como pueda ser, por ejemplo, un museo.

No obstante, DCN está centrado en la fase de planificiación y recuerda que aún quedan años para ejecutar esta reforma y generar «atractivo» para futuros inversores.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *