El asma es una de las enfermedades más comunes en la infancia. Recientemente se ha publicado un ensayo clínico, llevado a cabo por la universidad australiana La Trobe y dirigido por la investigadora Maria Papamichael, que concluye que sus síntomas pueden reducirse tomando ciertos tipos de pescado. A continuación, te lo explicamos en mayor profundidad.

¿QUÉ HACER PARA REDUCIR LOS SÍNTOMAS?



Esta investigación, como bien explica su responsable, no es la única que señala la importancia de una dieta saludable: ya antes de este ensayo, se conocía que una dieta alta en grasas, azúcar y sal podía aumentar el riesgo de asma. Pero la Universidad La Trobe acaba de demostrar que esta afirmación tiene otra vuelta de hoja más positiva: una alimentación saludable ayuda a controlar los síntomas.

En concreto, el pescado alto en ácidos grasos omega-3 tiene propiedades antiinflamatorias muy saludables para los pulmones. Combinado con una dieta mediterránea rica en alimentos vegetales, el consumo de pescados como el salmón, la trucha y las sardinas podría tener consecuencias muy positivas.

EL PROCEDIMIENTO

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores han dividido a niños de entre 5 y 12 años en dos grupos, y a uno se le ha instado a comer pescado graso como parte de la dieta mediterránea.

Al final de este ensayo de seis meses, se descubrió que el grupo que consumía pescado había reducido su inflamación bronquial. Una razón más para que los pequeños consuman pescado.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here