Tiempo de lectura 1 minuto


La globalización nos ha permitido comer platos de todo el mundo, incluso de cocinas tan exóticas como la china o la india. Sin embargo, muchas veces ignoramos algunos bocados que tenemos a la vuelta de la esquina. Es el caso de la Corona de la Almudena, un postre madrileño todavía desconocido por muchos. Y no, no es un roscón. 

EL ORIGEN DE ESTE DULCE

Este peculiar roscón nació en 1978, como participante de un concurso pastelero celebrado el 9 de noviembre. Exacto, el Día de La Almudena. El certamen consistía en la fabricación de un dulce en honor a la patrona de Madrid, la virgen de La Almudena.

El ganador de este concurso, como muchos habrán adivinado, fue el pastel conocido como Corona de La Almudena. Pero… ¿en qué consiste exactamente este postre? Descúbrelo a continuación.

¿QUÉ ES LA CORONA DE LA ALMUDENA?

Al hablar de la Corona de la Almudena, siempre nos viene otro dulce a la mente: el Roscón de Reyes. La diferencia fundamental es su sencillez: se trata de un sencillo bizcocho fermentado con forma de corona, hecho de harina, huevos y leche. Aunque coincide en el relleno de nata, también añade sus propios ingredientes, como un jarabe de agua y azúcar.

La Asociación de Empresarios Artesanos del Sector de Pastelería de Madrid calcula que decenas de miles de madrileños consumen este dulce que, poco a poco, se ha ido convirtiendo en una peculiar tradición. Cada Día de la Almudena, este plato vuelve a conquistar a los habitantes de la capital.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *