Tiempo de lectura 2 minutos

El 31,5 por ciento de los estudiantes entre 14 y 15 años de la Comunidad de Madrid ha consumido cannabis en alguna ocasión, el 26,7 por ciento en el último año y el 18 por ciento en el último mes, valores que están por debajo de la media nacional.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha puesto en marcha una campaña de prevención de consumo de cannabis dirigida, en una primera fase, a los menores de 12 a 16 años, que se inició este martes con el visionado simultáneo de un vídeo de animación en las clases de 1o a 4o de la ESO de la región.

La campaña incluye, además del vídeo, materiales de apoyo tanto para el profesorado como para el alumnado, y estarán disponibles a lo largo del día de hoy en la página web de la Comunidad de Madrid.

Esta iniciativa forma parte de la ‘Estrategia de Prevención de Adicciones’ que desarrolla la Comunidad de Madrid y se centra en prevenir el consumo de cannabis, alertar de los riesgos asociados a la salud y aumentar la percepción social sobre el riesgo que conlleva el consumo de esta sustancia, especialmente entre los menores.

Otros grupos de edad se irán abordando con posterioridad de manera paulatina, especialmente el grupo de 17 a 25 años.

DEPENDENCIA Y ALTERACIONES COGNITIVAS

El inicio temprano en el consumo de cannabis está relacionado con un mayor riesgo de desarrollar dependencia, alteraciones cognitivas y trastornos psiquiátricos, en especial esquizofrenia.

La Dirección General de Salud Pública insiste en que el consumo de dosis altas de cannabis en la adolescencia “puede producir una reacción psicótica aguda, que incluye alucinaciones, delirio y una pérdida del sentido de la identidad personal o auto reconocimiento”.

El consumo de cannabis se asocia con una gran cantidad de situaciones de riesgo. Así, el 17 por ciento de los alumnos que habían sufrido un accidente de tráfico como conductor del vehículo habían consumido cannabis en las dos horas previas, y 14 por ciento de estudiantes se había visto implicados en peleas tras tomar la sustancia.

Los estudiantes que consumen cannabis presentan un peor rendimiento académico, mayor frecuencia de discusiones familiares, mayor número de relaciones sexuales sin preservativo y una mayor prevalencia de posible adicción a internet.

En el año 2016 se trataron por abuso o dependencia de cannabis a 3.048 personas, el 82 por ciento de los pacientes eran hombres y el 84 por ciento habían iniciado el consumo antes de los 18 años.

También, es destacable que el 30 por ciento de las urgencias hospitalarias de la región por consumo de drogas fueron provocadas por el cannabis.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *