Tiempo de lectura 3 minutos

Casi 4.000 efectivos de todo tipo participarán en el dispositivo de seguridad de partido de fútbol de la final de la Copa Libertadores que se celebrará este domingo en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, uno de los mayores operativos policiales de este tipo de la historia.

Según ha detallado el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, de ellos 2.054 serán policías nacionales, la mitad llegados de fuera de la región, 150 policías municipales para tareas de seguridad, 1.700 vigilantes de seguridad del Real Madrid y 70 efectivos de Samur y 80 de Cruz Roja, así como personal de Protección Civil, y de la Federación Española de Fútbol, entre otros.

Del montante de policías nacionales, participarán agentes de las Unidades de Intervención Policial, más conocidos como antidisturbios, Unidades de Prevención y Reacción, Guías Caninos, Subsuelo, radiopatrullas, helicópteros y miembros de la Oficina Nacional del Deporte. Se establecerá un Centro de Coordinación Permanente (CECOR) en la Jefatura Superior de la Policía, que estará operativo todo el día, y otro en el estadio madridista.

Así se ha determinado en la reunión de coordinación celebrada este viernes y presidida por Uribes y en la que ha participado también la subdelegada, María Paz García Vera; el comisario general de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Castro Estévez; el jefe superior de Policía de Madrid, Jorge Manuel Martí; representantes del Ayuntamiento de Madrid; representantes de la Guardia Civil, el Jefe de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Delegación, el Jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, el Jefe de la Brigada Provincial de Información, así como representantes de la Policía Municipal, de SAMUR-Protección Civil, Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, de Renfe Cercanías, EMT, Metro, aeropuerto de Madrid- Barajas y del Consorcio Regional de Transportes.

También asistirán representantes de CONMEBOL, la Real Federación Española de Fútbol y del Real Madrid. En la reunión se ha tenido en cuenta el hecho de que el partido entre el River y el Boca es de alto riesgo y que continúa el refuerzo del nivel 4 de alerta antiterrorista.

PROHIBICIÓN DE CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS PESADOS

Tras el análisis de riesgo, los mandos policiales han decidido limitar la circulación a vehículos pesados de más de 3.500 kilos en las inmediaciones del Estadio Santiago Bernabéu, entre la medianoche del sábado y la medianoche del domingo.

Asimismo, se han habilitado las denominadas ‘Fan Zone’ para los seguidores de ambos equipos. Se trata de amplios espacios donde se ubican carpas, zonas de relax, talleres, actividades y atracciones diversas. El Ayuntamiento de Madrid ha determinado la instalación de estas áreas en dos espacios situados, en el caso del River Plate en la zona norte del Paseo de la Castellana, entre Plaza de Castilla y la Plaza de Cuzco y en el caso del Boca Juniors en la zona sur del Paseo de la Castellana junto a la sede del Ministerio de Fomento y la Plaza de San Juan de la Cruz.

Como en otras ocasiones, se instalarán controles en los accesos a estas zonas con el fin de evitar la introducción de elementos punzantes, vidrios y otros objetos en estos puntos de concentración de seguidores, para evitar problemas de orden públicos.

RECOMENDACIONES

Con el fin de evitar aglomeraciones innecesarias, la Delegación del Gobierno aconseja acudir con tiempo al estadio, no olvidar en DNI, NIE o pasaporte en regla, seguir las indicaciones en los controles de acceso. También que los aficionados acudan en transporte público para acceder al estadio y su entorno y se pide a los aficionados que disfruten el partido y respeten a todos.

Rodríguez Uribes ha recordado a los aficionados que la Ley del Deporte prohíbe la introducción en el interior de cualquier recinto deportivo de bebidas alcohólicas, armas e instrumentos susceptibles de ser utilizados como tales, bengalas, fuegos de artificio u objetos análogos. La introducción y exhibición de pancartas, entonación de cánticos, símbolos, emblemas o leyendas que impliquen incitación a la violencia, terrorismo, racismo, xenofobia o intolerancia en el deporte, también está prohibido.

Además se prohíbe también el acceso a todos aquellos espectadores que porten bebidas alcohólicas, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes o sustancias análogas o se encuentren bajo sus efectos. La introducción en el interior de las instalaciones deportivas de bebidas, envases o demás artículos de metal, vidrio, cerámica, madera o materiales similares que superen en volumen/peso más de 500 ml/mg.

Igualmente está prohibido introducir en ningún recinto deportivo objetos voluminosos, carritos de niño u otros objetos que pudiesen constituir un obstáculo en caso de evacuación. “Tenemos una ley del Deporte muy exigente, afortunadamente, que combate la violencia y la apología de la violencia. Y más allá de las particularidades, no deja de ser un partido más de algo riesgo”, ha concluido Rodríguez Uribes.

CELEBRACIONES EN COLÓN Y SOL

Los aficionados del Boca Juniors celebrarían el domingo por la noche la victoria de su equipo en la plaza de Colón mientras que los del River Plate lo harían en la Puerta del Sol, un lugar en el que el tránsito de personas es muy elevado este puente navideño.

La mayoría de los aficionados procedentes de Argentina, unos 6.000 según las últimas informaciones, llegarán a Madrid por vía aérea. El resto de las entradas, unas 40.000 llegarán de Madrid, el resto de España y el resto de Europa. Y lo harán vía aérea y también en desplazamientos en vehículos particulares así como autobuses y trenes. Por ello, Renfe y EMT reforzarán sus servicios en las líneas que se encuentren alrededor del estadio Santiago Bernabéu.

LLAMADA A LA TRANQUILIDAD

El delegado del Gobierno ha confirmado la presencia del presidente español, Pedro Sánchez, en el partido, pero todavía no ha podido confirmar la del presidente argentino, Mauricio Macri, aunque todo apunta a que sí estará.

Asimismo, ha agradecido el trabajo de la Policía Nacional, de la Policía Local y de todos los organismos “que van a prestar servicio abnegado el domingo para que se desarrolle todo con normalidad y para que sea una fiesta del fútbol y tener el privilegio Madrid de recibir a los dos equipos de la Copa Libertadores”.

“La idea general es tratar de garantizar la seguridad antes, durante y después del partido, para que se pueda realizar estos días con normalidad, con libertad y con el necesario aire festivo que deben tener estos encuentros. Quiero dar un mensaje de tranquilidad, serenidad y celebración y que la gran mayoría pueda celebrar en partido con tranquilidad. Y si hay una minoría que quiera obstaculizar, que no lo pueda hacer”, ha dicho.

Rodríguez Uribes ha recordado que Madrid ha celebrado partidos nacionales e internacionales muy importantes y de alto riesgo. “Madrid ensaya casi todas las semanas con partido importantes. Confío en las mensajes positivos de las peñas, de armonías y de recordar que se trata de un partido de fútbol”, ha concluido.