Tiempo de lectura 1 minuto


Los grafiteros han vuelto a pintar varios trenes de Metro de Madrid este domingo y los vagones afectados por este tipo de actos vandálicos en el suburbano supera ya los 700 metros cuadrados de superficie desde el pasado 6 de enero, día de Reyes.

Un grupo de grafiteros ha pintado este domingo por la mañana trenes en las estaciones de Alameda de Osuna y Cuatro Vientos mientras otro grupo lo ha hecho en la parada de Tres Olivos. En total, se han visto afectados más de 200 metros de superficie del material móvil de Metro de Madrid.

También destacan varios convoyes parados afectados por las pintadas el pasado viernes en Cuatro Caminos y Moncloa, así como la pasada noche en Cuatro Vientos y Tres Olivos. En conjunto, hay más de 600 metros cuadrados de vagones afectados.

Además, los grafiteros han parado varios trenes en circulación de la línea 10 entrando en las cabinas de conducción, en la Granja y Batán, llegando a pintar más de 100 metros cuadrados.

Este tipo de incidentes viene repitiéndose desde la pasada noche de Halloween, cuando los grafiteros obligaron a un maquinista de la Línea 12 (que sufrió una crisis de ansiedad) a desviar un tren a una zona con más luminosidad.

El asalto más grave protagonizado por grafiteros tuvo lugar en noviembre en la estación de Las Rosas, cuando un grupo de 50 personas entraron en las instalaciones para pintar un tren y dos policías resultaron intoxicados cuando les tiraron botes de pintura y les rociaron con spray.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *